Rock latinoamericano

Entrevista a Ariel Minimal, líder de la banda argentina Pez: “La letra de una canción puede ser una poesía y viceversa”

Pez lleva más de 20 años de trayectoria en la escena musical de Argentina y ha logrado cruzar las fronteras para hacerse oír en toda la región. Nacida de la escena under, es seguida por cientos de personas en cada recital. "No tengo ni idea de cómo es esa historia de las masas", sostiene su líder Ariel Minimal.

Si se habla de rock y autogestión en Argentina, seguramente muchos piensen inmediatamente en Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Sin embargo, no van a ser pocos los que también piensen en Pez. La banda con más de 23 años de trayectoria supo emerger desde el siempre difuso y amplio espacio del “under musical”, con la figura de Ariel “Minimal” Sanzo como estandarte, lejos de las grandes productoras musicales.

—En los 23 años que lleva Pez, los estilos fueron cambiando a través de sus discos, ¿qué es lo que orienta esa búsqueda de nuevos sonidos que caracteriza a la banda?
El azar, el capricho… Ni idea. Como nunca fuimos “exitosos”, entonces nunca nada nos condicionó. Si hay algo que podemos decir es que siempre hicimos lo que quisimos. Y toda la música es hermosa; y nosotros somos músicos. No daba para encajonarse en algo y no poder acercarse a otra cosa…

— En esa dirección, durante distintos momentos conviviste con el sonido eléctrico de Pez y una vibración más acústica en proyectos como Flopa-Manza-Minimal o tus discos solistas. ¿Te es fácil pasar de un estado al otro?
— Sí. Es algo natural. Siento que puedo expresar diferentes cosas en distintos formatos. Son dos marcos distintos pero yo me puedo reconocer en ambos.

— Teniendo en cuenta el último disco y su nombre, Rock Nacional, ¿cómo ves la actualidad del rock en Argentina? Sobre todo con el surgimiento de muchas bandas alternativas.
— Veo una escena vigorosa. Compartimos escenario por todo el país con muchas bandas de muchos estilos diferentes y veo gente queriendo contar su historia, hablando con sus palabras. Eso es el Rock nacional para mí. Después, están las 5 o 6 bandas que los sellos nos meten hasta en la sopa. Por lo general no me gusta su propuesta.

— En relación al rock argentino, con lo ocurrido con el recital del Indio Solari en Olavarría se volvió a poner en debate la “cultura del rock” o “del aguante” según algunos medios. ¿Qué opinás sobre ese tema y el tratamiento que se le dio?
— Al Indio le están cobrando haber tomado una posición, es así. Después está lo otro: ¿cuál es la necesidad de romper el récord todas las vueltas? Cuando todo ya se torna incontrolable… ¿Por qué no buscarle la vuelta? Igual, mi opinión carece de valor, porque no tengo ni idea de cómo es esa historia de las masas.

— ¿Cómo convivís con el hecho de cruzarte gente en la calle con tatuajes o remeras de Pez? ¿Pensaste que en algún momento eso ocurriría?
— Yo fui el primero con un tatuaje de Pez, ahora me siento acompañado. Que otra persona valore lo que hacés, más aún cuando no es algo tangible como, no sé, saber hacer un buen asado, es muy loco. El arte es absolutamente subjetivo: o hay conexión o no. Esto es amor, no es otra cosa; es medio inexplicable.

— ¿Cómo es tu relación con la poesía? Puntualmente en los casos de Fabián Casas y Hernán, que son amigos tuyos.
— ¿Viste cuando se dice que un atardecer o alguna comida “es un poema”? Bueno, eso. Por ahí lo puedo entender. No soy fan de las palabras, no me excitan. Tanto Hernán como Fabián son amigos muy queridos y los admiro mucho a ambos, pero son los únicos escritores argentinos contemporáneos que leo; no leo mucho.

— ¿Qué similitudes ves entre un poema y la letra de una canción?
La letra de una canción puede ser una poesía y viceversa, por supuesto.

— ¿Cuáles son tus próximos proyectos?
— 
Un disco nuevo de Pez, a grabarse a partir de abril y tocar en vivo, transpirar en escenarios por todo el país para seguir haciendo flamear nuestra bandera. ¡Una bandera negra con el logo de Pez! Y grabar y tocar con Nebbia festejando los 50 años de la salida del primero de Los Gatos. Es decir: Nebbia & Pez, golazo.

— Por último, una pregunta un poco obvia, ¿cómo son actualmente los días normales en “el maravilloso mundo de Ariel Minimal”?
En un día normal soy cocinero, niñero y chofer de mis hijos. Y a veces hago canciones.

Por Gustavo Yuste, desde Argentina
@gusyuste

Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.