• Las conferencias dieron luces sobre la revitalización de las ciudades a través de la música y el impacto que puede tener en el turismo si trabajan como una única fuerza.

 

  • La música en vivo se centró en los clubes locales de Valdivia destacándose la presentación de (me llamo) Sebastian, Fármacos y Tunacola.

Con un día soleado mirando hacia el río Calle- Calle comenzó en Valdivia la segunda edición de Fluvial música y ciudad con una pequeña bienvenida a cargo de su director, Oliver Knust; Mario Calvo, rector subrogante de la Universidad Austral; Ricardo Millán intendente regional y Marcelo Vera (director regional de Chile).

En un día marcado por la música y el turismo, la primera conferencia Música y Turismo contó con distintos invitados internacionales que contaron de su experiencia en el fomento de estas dos fuerzas que al parecer son tan distintas pero que pueden ser vinculadas y servirse una a la otra como herramienta de desarrollo, para provocar un impacto en la economía.

Así, el director de Sound Diplomacy, el catalán Jordy Puy contó distintas instancias sobre cómo la música había servido como una gran herramienta para el crecimiento de ciudades y países.

Luego Andrew Young de Southern Comfort se refirió a los maravillosos proyectos en torno a la revitalización de Mississippi en Estados Unidos. Una región con un enorme patrimonio cultural sobre el origen del blues, y cuyo declive anuncia la urgencia de hacerse cargo. Así surgieron iniciativas como americanamusictriangle.com en que se fomenta la colaboración entre estados estadounidenses que tienen una historia musical en común. Así el blues persiste en su interminable interpretación, más allá de los museos.

Por último, Andrew Robinson de Found in Music, constató a través de distintos programas turísticos las ciudades o pequeñas localidades pueden mostrarse de un modo interesante: el Berlín de Bowie; el Liverpool de Los Beatles y otras bandas emblemáticas; Nueva York y la escena alrededor del club CBGBs.

En el conversatorio de Ciudades creativas y musicales destacó principalmente el caso de Frutillar que hace pocas semanas fue nombrada como una ciudad patrimonial de la cultura. Eugenio Rengifo de PLADES profundizó sobre el imaginario idílico de la ciudad sureña con su realidad más cerca de la pobreza que otra cosa. A pesar de eso, lleva más de 50 años llevando a cabo la semana musical de frutillar cada febrero; la construcción del Teatro del Lago, y uno de los coros más antiguas del país. En los últimos años se han preocupado de integrar a la población local en el desarrollo de la música.

Creación y producción de canciones: desde Seattle a Chile fue una conferencia muy recurrida, ya que estaba protagonizada por el productor norteamericano Jack Endino, y DJ Chilly de KEXP. Armando su hilado y coherente relato a través de pequeñas historias el que en 1988 trabajó con Nirvana y Mudhoney en el sello SubPop recuerda lo pequeña que era la escena en los años 80s, y que las ciudades chilenas se la hacen recordar. En 1991 el grunge de Seattle era famoso en Europa. Soundgarden, Alice in Chains y Tad conseguían contratos con grandes discográficas.  La escena se había disparado y Endino se quedó en Seattle, pero le empezaron a llegar propuestas de rock alternativo de otras partes del mundo, como fue The Ganjas, grupo chileno al cual produjo el álbum Resistance en 2011. El enlace con Chile sucedió ahí y no ha parado de venir desde entonces.

Chilly contó sobre KEXP una de las emisoras radiales más importantes de la escena independiente norteamericana. Ya han dado sesiones en vivo ahí Javiera Mena, Gepe y Ana Tijoux. Después de hacer programas de trasnoche, se dispuso a hacer un show sobre música latina como no había en ese entonces: enfocado al rock/pop. De esa forma logró deshacerse del prejuicio sobre la sonoridad al sur de EE.UU., al igual que Jack Endino y dar grandes oportunidades a propuestas que allá nadie más suele conocer.

Workshops, almuerzos e inauguración

Paralelamente a las conferencias se realizó el taller Proceso Exportador de las Industrias Creativas con personeros de ProChile, JunglaMusic y Tierra del Fuego. Luego vino la primera sesión de la Alianza de Pacífico enfocado en las oportunidades para la circulación de la música entre países latinoamericanos como Colombia, México y Chile.

Haciendo un break al medio del día se hizo un distendido almuerzo para los delegados en el fundo Teja Norte, mientras que en otra parte los asistentes del festival podían conocer la música y los invitados de Quebec en el Beer Meeting. Ahí dieron conciertos íntimos los grupos Kroy y We Are Wolves. Más tarde en una acogedora recepción en el Jardín Museo Histórico, fue la inauguración oficial con música en vivo y palabras de Marcelo Godoy, donde también se aprovechó de anunciar  la creación de Artes Musicales y Sonoras, que abre sus puertas a contar del próximo año.

Clubes locales que sonaron fuerte

Si bien los escenarios más grandes comienzan a funcionar hoy viernes, anoche se dio el puntapié inicial en famosos bares de Valdivia. En Gaz Gaz estuvo el heavy metal de Blaxem, seguido de Kingdom Fields con un hipnotizante rock sicodélico, para terminar Rama que este año cumplen 20 años de carrera; mientras que en la sala contigua se presentaba Fármacos y su coreado repertorio de Estado de gracia, álbum editado el año pasado. Luego de él se subió al escenario una de las promesas pop de Australia, The Kite String Tangle y la fiesta terminó muy arriba con el baile de Rey Choclo.

No muy lejos de ahí en el bar Perro Negro Rockbeer, el showcase Kids Moving Kids abría con las baladas de Santi Romero, para dar paso a (me llamo) Sebastián que emocionó al público poniendo a todos con la piel de gallina. Para culminar la noche Tunacola dio una descarga de influencias electrizantes en la pista de baile. Una noche de todos los colores musicales para celebrar el eclecticismo presente en esta nueva edición de Fluvial.

No more articles