Doctor Opus responde a las dudas de los lectores , no te lo pierdas

dropus

Trato de responder a tus preguntas desde una perspectiva de Derecha, muy apegada a los evangelios (católicos), y a la vez ofreciendo una visión crítica que normalmente se oponga al establishment. Estoy a favor de la familia católica, del matrimonio religioso en la ley de matrimonio civil, absolutamente en contra del aborto, la mariguana y el fin al lucro y definitivamente en contra de la intervención del Estado en la vida de la gente humilde. El que quiere celeste que le cueste, el chileno está acostumbrado a que le regalen todo. Si tienes cualquier problema amoroso, en el trabajo, universidad, salud, pero por sobre todo amoroso (por favor no omitan detalles, no saldrán publicados pero necesito la impresión global para ofrecer mejores consejos) no dudes en enviarme un correo a [email protected] .

Elegante 

Estimado doctor

Estoy sumamente desesperada, lo cual no sé qué hacer, ni siquiera la valeriana me está ayudando. Ando con los nervios de punta. Resulta que estoy enamorada de un hombre como los de antes, es decir, elegantísimo, muy distinguido, con zapatos de suela y ni siquiera anda con mal aliento cuando se sirve sus vinos. Yo le compro corbatas en Bellota, y él todo peinado con gel y siempre con su peinetita. La cosa es que nos movimos y yo obvio que me cuidé, no soy nada de lesa, aunque igualmente me dolió un poco porque él es rudo, bien masculino, y nos complementamos a las mil maravillas en la cama. Pero pasó algo que no me gustó nada: resulta que fui a la carnicería porque andaba antojada de un buen cocimiento, y cuando llego a la casa él me pide que lo hagamos en el comedero, “mientras pelas los tomates”, así dijo. Yo respondí que no, que eso era sucio y me agarró a patadas y empezó a gritar que yo era una hueona barsa. Doctor, yo no soy tonta, pero no voy a aguantar que él me pegue porque eso duele, ¿qué hago? Soy géminis.

Jovina

Querida:

Si le soy honesto, creo que usted se está buscando los problemas. Todo indica que la culpa es irremediablemente suya, entonces no le queda más remedio que agachar el moño y seguir atendiendo a su hombre. Ahora, desde una perspectiva feminista, María quiere que todas sus hijas –sus hijas “espirituales”, María fue virgen y pura, jamás copuló con hombre alguno– sean pequeñas Marías, entonces, desde esa tesitura de corte Schoenstatt, porque en teología la mujer es muy importante también, usted debe cocinar, limpiar, mantener impecable el parquet ¡aunque esté vitrificado! Pregunta ¿No será que la fresca se quería comer ella solita el cocimiento? Porque si es así, entonces no me venga con leseras y vaya a saber uno si usted se andaba buscando el chopazo. A hombres así de finos hay que cuidarlos como hueso santo, así que no se me ponga chusca y rece mucho a la Virgen, agradeciendo su intervención porque seguro fue ella quien le rogó a Dios para ponerle a un hombre tan viril al lado. Recemos también para que se termine la inmundicia comunista y haya un retorno a la iglesia primitiva, esa que tanto quería Jaime. Dijo el santo “contigo, Jesús, ¡qué placentero es el dolor y qué luminosa la oscuridad!”

Doctor Opus.

***

Enamorado

Según mi mamá la gente de derecha es tonta y descerebrada. Pero creo que se equivoca y en este sentido es mi corazón el que está dando las pistas. A la Universidad llegó una profe que milita en la UDI y todo el día habla de Miguel Serrano, el discurso de Heidegger en 1933 y sobre la bondad de Jaime Guzmán y su legado filosófico, porque según esta profesora don Jaime Guzmán es un mártir de la patria y ejemplo de virilidad y plenitud. Mi profesora es super bonita y rubia y opina que yo debería meterme a las juventudes UDI, ¿debería hacerlo? ¿Cree usted que así tal vez ella me miraría con otros ojos? Estoy enamorado…

Joaquín

Joaquín:

¡Qué socarrón! Su profesora es una auténtica Santa, por lo que si ella es soltera DEBE ser numeraria, o sea sin hijos, y si está casada, ya DEBE estar prestándole el cuerpo a su hombre para que él le haga hijos que de forma posterior el médico sacará de dentro de ella en la clínica privada. De modo que no veo posibilidades a ese amor, lo siento mucho. Pero fíjese que me agradan sus gustos, se nota que usted es muy despierto y muy refinado ¿Está en la de los Andes o en la UC? El discurso de Heidegger fue de una connotación profética, aunque el verdadero, a quien hay que seguir, no es a Hitler (¡eso es muy anti-estético!) si no a Franco, porque ese es a quien Jaime idolatraba, y también a Pinochet, obvio. ¡Con cuánta alegría hablaba Jaime de Franco a su madre, esa señora tan clasista y tan buena! Dígale a su profesora que se fije más en el franquismo. Y claro, ella está en lo correcto, no ha habido en este país alguien más bueno y varonil que Jaime, él era casto y puro, un salvador. Yo me lo imagino en mi sueño, perdido en el bosque, como un cervatillo asustado, a punto de ser devorado por las hienas comunistas del frente, pero ¡zaz! llega Pablo, a caballo con el torso desnudo y lo rescata. Galopando se dirigen hacia poniente donde están Dios y los ángeles, y Jaime se acuna en el pecho de Pablo mientras juega con sus graciosos vellos. En mi sueño todo es limpio, muy católico, muy del Opus, no hay lugar para cosas feas. Únase a las juventudes UDI que ahí se forjan los anhelos de la derecha de este país, que quiere un país más conservador, más virtuoso.

Doctor Opus.

***

Preocupada

Doctor Opus, estoy en una feliz relación con un hombre maravilloso, no me pega, casi siempre me da permiso para salir y el otro día hasta me dejó hacerme un corte súper bonito de pelo, un desflecado con visos, precioso todo. Pero ahora tuvo un arranque, ¡Ay si le contara! no sé qué hacer, no sé cómo interpretarlo. Él es un enigma. Resulta que el sábado llegó tipo 3 de la mañana, completamente curado, se me metió en la cama y me empezó a hacer cariño por detrás. A mí eso me encanta porque él es súper macho, hace ejercicio y es bien velludo, un príncipe, pero curados no me gustan así que me atreví a no darle la pasada y me quedé dormida. La cosa es que a la mañana siguiente descubro que se había hecho pichí en la cama y tuve que sacar el colchón al antejardín para que se secara al sol. Cuando él llegó (porque había salido a jugar un partido) armó el tremendo escándalo, que eso era una ordinariez, que cómo se me ocurría, que qué iban a pensar los vecinos que él era un meón. Así que agarró unas matas de ortiga y me las empezó a restregar en las piernas y yo saltando como tonta que me caí arriba de la caca del perro y a él no sé qué le ocurrió que recogió unas castañas de chancho y me agarró a castañazos hasta me entré para adentro y ahí me puse a llorar y le recé a la virgen y él después me dio un beso y me dio permiso para hacer algo rico, un puré de papas con huevitos revueltos, para él. ¿Doctor, por qué esos cambios de humor? ¿Algo estaré haciendo mal? Yo no quiero que él me deje, lo es todo para mí, le amo y quiero darle en el gusto en absolutamente todo. Auxilio,

Karin

PD: Peso 120 kilos

Karincita:

¡Por supuesto que está haciendo todo mal! ¿Qué es eso de meterse en la casa para arrancar de los problemas? ¿Acaso Sor Teresa de los Andes era una cobarde? ¿A ver? ¡No! Ella era limpia y obediente, seguro que usted no lo es, porque tengo la intuición de que no están casados por la iglesia Católica, ¿o me equivoco? Recuerde que solamente creyendo en la fe Católica, y por lo tanto en Dios, usted será libre, como dijo Jaime “creo más indispensable que nunca reforzar nuestra convicción de que, después de Dios, nos debemos a Chile”. Ahora, no sé para qué tenía que sacar el colchón al jardín, eso es andar provocando la situación no más, y la floja tampoco recoge su basura porque si hubiera barrido el patio su hombre no habría tenido las castañas a mano y nada de esto hubiera ocurrido. ¿Mi consejo? Bueno, primero que todo casarse por la iglesia lo antes posible y en segundo lugar ponerse a dieta porque de otro modo su próxima carta será para denunciar la infidelidad de ese hombre tan masculino que tiene, quien buscará en otros lugares lo que no encuentra en casa, entonces todo es culpa suya no más. No hay como un hombre bien hombre, macho, viril, y cuando escribo esto pienso en Pablo quien en el último tiempo se ha mostrado como un auténtico adonis de derecha, todo velludo, cálido, con olor a bosque, a resina, a serrín, un hombre de los de lamer. Los hombres UDI son los superiores, si adelgazara y fuera más sumisa su vida sería como la de una mujer casada con alguien de la UDI, ¡Imagínese! ¡La felicidad la tiene ahí mismo! Como escribiera el Santo alguna vez: “el corazón, a un lado. Primero, el deber. Pero, al cumplir el deber, pon en ese cumplimiento el corazón: que es suavidad.”

Doctor Opus.

***

Aproblemado

Doctor, soy jefe de hogar de una familia muy de derecha y sobre todo muy pero muy católica, al punto que hasta los baños de bacinica para el invierno son con agua bendita. Y con decirle que cada vez que vemos algo no católico, como un evangélico o un colizón, miramos con insalvable lejanía, con asco y menosprecio. A veces tiramos piedras. Mis tres niñitas tienen todos sus sacramentos y mi esposa limpia y pule la casa, por arriba y por debajo con un pañito, cera líquida, lustramuebles y sobre todo Cif, ella es fanática del Cif, yo no reparo en gastos para sus menjunjes de raspar mugre, usted sabe cómo son las mujeres. Y cuando llego de trabajar ella me tiene listo el fuentón con agua caliente y algo delicioso para comer. Yo no le pego y solo la he engañado 4 o 5 veces, pero por culpa de ella y de todos modos me confesé así que estoy completamente al día con el Señor. Bueno, creo que estamos pasando por una crisis familiar y me avergüenza tener que contárselo al cura de mi parroquia porque creo que todo es culpa de mi mujer para variar, ya que ella ha tenido mano blanda a pesar de que yo me impongo. Encontré un paquete de condones en la mochila de mi hija menor, que está en segundo de enfermería, la encaré y me dijo que estaba pololeando. Me dio tanta rabia que pesqué un ladrillo y se lo tiré lejos, por suerte lo esquivó y le fue a dar en la espalda a mi mujer. Doctor, ¿Qué hago con una hija así? ¿Es culpa de los antivalores promovidos por el Gobierno de la nueva Pillería?

Gerardo

Gerardo:

¡Entiendo su zozobra! La respuesta la da usted mismo en su carta: absolutamente todo cuanto está ocurriendo es culpa de su mujer y de la Nueva Pillería. Si el gobierno fuera de Derecha recalcitrante –mi sueño– entonces la cosa sería muy distinta y todo sería problema de su señora. Tanta permisividad ha acomplejado a nuestros niños (bueno, un decir no más porque yo soy numerario, casto y puro y seguidor de Jaime) y les ha hecho caer en la concupiscencia y ahí tiene usted, su hija probablemente se está entregando a un comunista y la mamá es quien está avivando la cueca. ¿Consejos? Mire, por el lado de la religión creo que tiene que seguir igual. Yo agarraría el cinturón y le daría una zurra a la cabra mal enseñada esa que tiene: supongo que las otras o bien son vírgenes o están casadas. Usted no puede cejar, en honor a Jaime, a la Iglesia y por un país más desarrollado. La misma ciencia incluso está de nuestra parte ¿No ha escuchado que tener relaciones antes del matrimonio deforma los genitales? Intimide a su hija, amenácela con sacarla de la Universidad para que aprenda a juntar las piernas. Mucha suerte y me mantiene informado.

Doctor Opus.

Doctor Opus El Ciudadano
Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.