Sin acuerdo terminó la audiencia de conciliación que enfrentó este lunes a Corfo con la empresa SQM, por la disputa contractual por el arriendo del Salar de Atacama y la explotación del litio. Los detalles de la reunión fueron dados a conocer mediante un comunicado público y un punto de prensa realizado por el vicepresidente ejecutivo de la entidad, Eduardo Bitrán.

“Quiero informar que no hay conciliación entre Corfo y Soquimich y, por lo tanto, mantenemos nuestra exigencia inicial de devolución anticipada del Salar de Atacama por parte de la empresa”, declaró el funcionario, quien resaltó que “el restablecimiento de las confianzas de la ciudadanía en las instituciones de la República, las empresas y la política requieren que el interés legítimo de desarrollo económico sea acompañado de un estándar ético que le dé sentido a la acción pública y legitimidad a la actividad empresarial.”.

Desde Corfo señalan que nuestro país cuenta con más del 50 por ciento de todos los recursos de litio existentes en el mundo, por lo que se requiere aprovechar “esta ventana de oportunidad, expandiendo la oferta”.

“Corfo tiene contratos con dos empresas para la explotación del Salar de Atacama: uno de ellos es el suscrito con Albemarle” y “el otro con SQMS (Salar) y Soquimich (SQM), contra quien el gobierno anterior inició acciones judiciales el 2013 por sus graves incumplimientos a los contratos suscritos”, agregó Bitrán.

De hecho, según recuerda el sitio web de la entidad, “el 2014 Corfo interpuso las demandas, pidiendo al árbitro el término anticipado de los contratos y la devolución del Salar a Corfo, su dueño, tal como lo preveía el mismo contrato. De esta demanda se hizo parte el Consejo de Defensa del Estado el año 2015. El 2016 Corfo demandó por el incumplimiento del contrato para proyecto (contrato asociativo o joint venture), ya que SQM, desde los años ’90, mediante acciones deliberadas, vulneró la integridad de los derechos del Estado en el Salar”.

“Como hemos demostrado en el proceso, SQM no ha pagado al Estado las rentas, ha ocultado información y ha actuado de mala fe, afectado la integridad de la propiedad estatal del Salar, buscando impedir una licitación competitiva el 2030, año en que concluye su contrato”, expresó Bitrán, quien recordó en este punto otros “graves incumplimientos de SQM en relación con la Resolución de Calificación Ambiental que permite la explotación del Salar”.

Finalmente, Bitrán manifestó que en la audiencia de conciliación, Corfo “entregó los términos de conciliación” que le parecían “aceptables”, y entre éstos “exige que Soquimich pague el total de las comisiones que debe; la modificación de los contratos para aumentar las renta de arrendamiento al mismo nivel del contrato de Albemarle; la reserva del 25 por ciento de la producción para vender en Chile a eventuales interesados en agregar valor al litio; el cumplimiento irrestricto de las normas ambientales, y la restitución de derechos de agua y mineros al Estado de Chile”.

Adicionalmente, agregan, “Corfo ha insistido en producir una mejora significativa en el gobierno corporativo de Soquimich, ya que se produjeron infracciones muy graves al contrato. En este contexto, no es sostenible transar el juicio sin generar las garantías y protecciones básicas que se están exigiendo en este ámbito. Corfo exigió un cambio real para poder establecer una relación societaria de largo plazo basada en principios de buena fe, transparencia y apego a las disposiciones legales y normas mínimas de ética en los negocios”.

En ese sentido, según la versión de Bitrán, en la reunión que recién concluyó, “Soquimich nos informó que no está disponible para cumplir con las condiciones exigidas por Corfo”.

Lee el comunicado completo aquí

No more articles