“Crear una cooperativa de ahorro y créditos como una semilla que brota”. Así definió Jorge Huichalaf, vicepresidente de la Cooperativa de Ahorro y Crédito Endogeno Mapuche “Küme Mogen”, la iniciativa que surgió a raíz de querer mejorar las condiciones de aprendizaje de los niños en la escuela.

El banco, que pretende “llegar a donde otras entidades no llegan”, es una institución que no tiene ánimo de lucro, “sino que quiere dar oportunidades a la gente”. “Queremos ser una organización basada en la ética: la idea de nacer, de generar vida desde la espiritualidad del interior”, apuntó su representante.

Con una visión de lo indígena como génesis, el banco pretende dar créditos, incentivar el ahorro de sus asociados y terceros, elaborar convenios con instituciones y promover la creación de cooperativas y actuar solidariamente con los presos mapuches, entre otras acciones.

Huichalaf hizo un balance del banco cooperativo, que se constituyó el 3 de octubre de 2015 en Temuco (Chile) con 63  socios fundadores, en una charla en el Atelier Colonia de dicha ciudad alemana. Huichalaf apuntó que actualmente el banco cuenta con 400 socios, la gran mayoría mapuches, y un patrimonio que asciende a 44 millones de pesos. “A pesar de los vaivenes de dinero, nuestro patrimonio se dobló en nuestro primer año”, comentó el presidente de la cooperativa mapuche, Vicente Painel.

Igualmente, subrayó que se han podido ofrecer 23 millones de crédito a la tasa de interés más baja del mercado. “Estamos combatiendo la usura, nuestra organización ha sido una red para los pequeños productores y tenemos un porvenir auspicioso”, agregó.

El vicepresidente del banco mapuche, Jorge Huichalaf, hizo un balance positivo de la puesta en marcha de la cooperativa.

El banco se mantiene con la cuota mensual de sus socios que, para participar, tienen que aportar  una cuota mínima de 5.000 pesos, de los cuales 2.000 se dedican a cuotas sociales y solidarias, mientras que “el resto van al ahorro propiamente dicho y constituyen la base del posible crédito que se quiera solicitar. La lógica es prestar tres veces lo que se tenga ahorrado”, explicó Huichalaf.

Siguiendo adelante a pesar de las dificultades iniciales

El vicepresidente de “Küme Mogen” recordó las dificultades para la puesta en marcha del banco mapuche. Por ejemplo, el cambio de la ley de creación de cooperativas, que hicieron que el proyecto se demorara un año. “Sufrimos harta discriminación”, criticó. “La banca tradicional se asustó mucho, les duele mucho lo que estamos plantando (banco de semillas) o crear un lugar donde las machis puedan atender (medicina alternativa)”, argumentó Huichalaf.

Actualmente, el banco cuenta con la participación de una decena de socios europeos, entre ellos, siete alemanes. Sin embargo, se quiere incrementar su presencia a través de fundaciones y cooperativas. “Un banco cooperativo nos ha recibido de manera informal y debemos mantenernos en contacto para elaborar acuerdos que posibiliten en el futuro recibir apoyo financiero o técnico en materias que nos interesa mejorar”, avanzó el representante mapuche.

Igualmente, explicó que se han llevado a cabo contactos con otras organizaciones europeas como Sevengardens, que produce pigmentos naturales a partir de plantas. “Producen sus propios colores y enseñan los procesos a niños y estudiantes de educación media y superior. Es un trabajo excelente que nos gustaría replicar en Chile”, dijo a raíz de la visita las instalaciones de dicha organización.”En el futuro, quizás podríamos traer a nuestros expertos o estudiantes para realizar aprendizajes en conjunto y desarrollar nuevas técnicas”, sugirió Huichalaf.

Mirando al futuro

Entre los próximos proyectos que tiene la cooperativa se encuentran llevar a cabo una campaña de crowdfunding para comprar la casa de alquiler donde está situada actualmente y extenderse en la región. “Tenemos un par de socias en Bariloche (Argentina) que quieren replicarlo o implicar a su gente”, señaló Painel, “y es posible que establezcamos un convenio con alguna organización de Neuquen”. “Esperamos tener un banco interandino, porque nuestro antiguo país cubría los dos lados de la cordillera de los Andes. Creemos que podemos ser una contribución al desarrollo del Sur-Sur”, consideró, recalcando que, de momento, no hay nada concreto.

Asimismo, el banco planea la creación de una moneda propia. “Estamos reuniendo las condiciones logísticas financieras para tener nuestra moneda mapuche”, apuntó. Se trata de un proyecto en fase de estudio con el que se pretende prevenir las consecuencias de una posible nueva crisis internacional.

Aporte alemán

Jorge Huichalaf, vicepresidente de “Küme Mogen”, visitó Alemania para participar en un encuentro sobre educación organizado por la entidad  “learn2change”, con la que colabora desde hace dos años. “Cuando Jorge nos presentó el proyecto de la cooperativa nos pareció muy interesante y nos preguntamos cómo podíamos apoyarlo aprovechando su viaje a Europa”, explicó Christine Höbermann, miembro de la junta de la entidad.

“Pedimos una parte de los gastos del viaje a través del programa de iniciativas de grupos (Aktionsgruppenprogramm) del Ministerio Federal para la Cooperación y el Desarrollo (BMZ por sus siglas en alemán) y Engagement Global por ser la cooperativa Küme Mogen un proyecto innovador de la comunidad mapuche, que permite conocer y aprender sobre procesos de autogestión de un sector discriminado de la sociedad chilena”, argumentó.

Dicho programa permite destinar fondos de hasta dos mil euros a proyectos de educación e información para reuniones, conferencias, seminarios y talleres sobre desarrollo, igualdad de género, medio ambiente, comercio justo, política de paz y derechos humanos, entre otros temas.

 

No more articles