El Gobierno de Nicaragua anunció que no aumentará la edad de jubilación en el país, como había recomendado el Fondo Monetario Internacional (FMI) entre otras medidas que buscan evitar el quiebre del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

La recomendación del FMI, brindada la semana pasada, obedeció al incremento del déficit del INSS, que este año representará el 0,43 % del Producto Interno Bruto (PIB). Al igual que en el pasado, el FMI propuso aumentar de 60 a 65 años la edad de jubilación y duplicar de 750 a 1.500 las semanas de cotizaciones (pasar de 14,4 a 28,84 años) para pensionarse en el INSS, lo cual que fue rechazado por sindicatos nicaragüenses.

“La edad de jubilación y las semanas cotizadas necesarias para obtener una pensión en el INSS no van a ser cambiadas”, informó el Gobierno local en un comunicado.

“A pesar de las opiniones expresadas recientemente por el FMI, ni el INSS ni el Gabinete Económico han analizado ninguna medida relacionada con aumentar la edad de jubilación o las semanas cotizadas para obtener una pensión. La edad de jubilación no está en debate en el Gobierno de Nicaragua. El Gobierno de Nicaragua no está discutiendo el número de semanas cotizadas para obtener una pensión”, reiteró el comunicado divulgado por la Presidencia.

El FMI, además, ha pedido al Gobierno de Nicaragua disminuir la informalidad de su mercado laboral, que alcanza el 70 %, segmento que obtiene bajos salarios, carece de acceso a la seguridad social y permanece bajo el umbral de la pobreza, según cifras oficiales.

No more articles