Los teléfonos inteligentes representan el 60 % de las conexiones móviles en América Latina, lo que contribuye a un aumento del uso de los medios sociales y otros servicios móviles, según señalan los datos publicados este martes durante la jornada inaugural del Congreso Mundial de Móviles (MWC) de América.

El informe de tendencias en el uso de telefonía móvil de GSMA, la asociación que agrupa a los principales operadores de telefonía móvil del mundo y que organiza anualmente el MWC, apunta a una aceleración en el uso de la cobertura móvil de cuarta generación (4G), el cual representa ahora cerca de una cuarta parte de los 690 millones de conexiones totales en América Latina, según el estudio que se presentó en la primera jornada de este congreso, que se celebra en San Francisco (EE.UU.) hasta el jueves.

“Los teléfonos inteligentes representaron menos de una de cada diez conexiones en el 2012, por lo que hemos visto un crecimiento muy fuerte en los últimos años, lo que ha ayudado a migrar a los suscriptores móviles latinoamericanos a redes 4G más rápidas”, dijo Sebastián Cabello, responsable de GSMA para la región.

En su opinión, este aumento se debió a un menor precio de los teléfonos inteligentes y los cada vez mayores subsidios y ayudas para comprarlos por parte de los operadores móviles. “Los teléfonos inteligentes han sido fundamentales para establecer a América Latina como uno de los mayores consumidores del mundo de medios de comunicación social, con la gran mayoría de uso que ocurre a través de redes móviles”, dijo.

Este aumento ha contribuido a un “rápido crecimiento” del comercio electrónico y del “vibrante ecosistema de inicio tecnológico” desde ciudades como Sao Paulo, Buenos Aires y Ciudad de México, indicó. Así, Brasil, México y Argentina lideran el mercado en cuanto a conexiones en lo que llevamos del tercer trimestre de 2017.

En el primero de estos países, el 73 % de las llamadas se hizo desde un teléfono inteligente y el 35 % sobre 4G, mientras que estas cifras se van, respectivamente a 63 y 25 % en México y 55 y 26 % en el caso argentino.

Los países con menor porcentaje de uso de “smartphone” son Haití y Bolivia, con el 33 % del total de las llamadas con teléfono celular, seguidos de Perú y Uruguay (35 %), mientras que la migración a la red 4G es más pobre en Cuba y Haití, inexistente, y que están por delante de Nicaragua y El Salvador, con el 4 %. Aun así, el 4G representa aproximadamente una cuarta parte de las conexiones móviles en la región, casi el doble que el año anterior.

No more articles