Según datos del Banco Mundial, Perú invierte en Educación el 3.9% de su Producto Interior Bruto (PIB). No es la peor cifra de América Latina, pero sí de Sudamérica. El número ha sido casi el mismo durante más de dos décadas, mientras que otros países de la región no solo tuvieron una inversión mayor, sino creciente.

En abril de 2016, el ex ministro de Educación Jaime Saavedra explicó el porqué de estos números en una conferencia en la Pontificia Universidad Católica del Perú. “Plata no había, pero compromiso político sí hubo. En el año 2002, se acordó en el Acuerdo Nacional firmado por los partidos políticos peruanos que se iba a aumentar el presupuesto educativo en 0,25% del PIB cada año. Entonces si eso hubiera pasado, en el 2013 habríamos estado en 5% muy fácil. Ese acuerdo nunca se cumplió”, explicó Saavedra en aquella oportunidad. “Recién, en los últimos cinco años el porcentaje del PIB para Educación ha ido en ascenso”.

Tal como informa RPP , en la década de 1970 y 1980, Perú aumentó su tasa de matrícula considerablemente. “Somos un caso de éxito en cuánto a términos de acceso a la Educación, pero la torta de cuánto le dedicábamos a la misma en términos financieros, no creció. Entonces teníamos igual cantidad de recursos dividiéndose entre más alumnos”, explicó Saavedra.

“Una prueba de ello, es lo que le pasó al salario de los docentes. Vemos que el salario real de los docentes se desplomó entre mediados de los setenta hasta llegar a un foso con la hiperinflación de Alan García. Más chicos, más profesores diviéndose la misma torta. Entonces los profesores ganan un tercio menos de los que ganaban hace 40 años. En los últimos cinco años ha habido un crecimiento en el salario real de los profesores”.

Las bancadas de Frente Amplio y Fuerza Popular presentaron este jueves un pliego interpelatorio contra la ministra de Educación, Marilú Martens, con motivo de la huelga nacional de docentes que ya lleva más de 2 meses. Al día siguiente, se conocieron las interrogantes que deberá responder ante el Parlamento. Esta es la primera de las 40 preguntas:

“¿Cómo explica usted, señora ministra, que el sector Educación, visto en el ranking de los presupuestos asignados en América Latina, esté ubicado en el último vergonzoso lugar? Si comparamos con nuestro país hermano de Bolivia, encontramos que ellos asignan el 6,2% del PIB para educación y nosotros apenas el 2,8%. ¿Cómo explica usted la inconsistencia que hay entre lo que el Sector pregona como ‘un modelo educativo exitoso’ cuando los fondos asignados son tan pocos y tan pobres los resultados?”.

Según el Banco Mundial, la inversión de Educación es un punto porcentual más alta de lo que afirma el Congreso. El economista y docente universitario, José Rodríguez, dijo a RPP que la comparación con Bolivia es muy forzada, ya que primero se debe evaluar la calidad del servicio. “No sé si Bolivia estará mejor, pero Uruguay es un buen ejemplo, ya que invierte poco (4,3% hasta el 2011) y tiene un buen sistema educativo. Además hay que distinguir entre montos y gasto público. Este último ha crecido en Educación”.

Rodríguez hizo una precisión: si bien el porcentaje de 3,9% para Educación ha estado estancado, eso no significa que el presupuesto para este sector haya quedado quieto, porque la economía del Perú creció y con ella el PIB

 

No more articles