Foto: Daniel Labbé

Junto a la habitual publicidad comercial, las AFP, bajo el alero de su asociación gremial, difunden campañas de abierta propaganda que no sólo buscan consolidar el sistema sino influir en los millones de afiliados que escuchan y confían en la Coordinadora No + AFP que lidera Luis Mesina. Una actividad en franco aumento que tiene, además, dos objetivos adicionales: impedir que los cotizantes se cambien al Fondo E, sugerencia de la Coordinadora que ha tenido gran eco entre los trabajadores, y desacreditar a Mesina.

Tras varios meses de alta rentabilidad en los fondos más especulativos, proceso ampliamente difundido por las administradoras, en junio cambió la tendencia. Las mayores pérdidas las obtuvieron los Fondos A y B, en tanto el E, aun cuando perdió, lo hizo en menor medida. Una pérdida en ningún caso irrelevante pero silenciada por las AFP.

No + AFP está también integrada por el economista Patricio Guzmán, que ha elaborado varias de las atrevidas y efectivas propuestas contra las administradoras. En esta conversación reitera e insiste en la campaña por el Fondo E, por abandonar Provida y Cuprum, pero, principalmente, por terminar con el sistema de AFP. “Las pensiones no van a mejorar mientras exista el sistema de AFP”.

¿En qué está el movimiento No + AFP? ¿Qué pasa tras la caída de la rentabilidad del Fondo E, tan publicitada por las administradoras?

Las AFP en realidad están en campaña porque la gente ha comenzado a utilizar una herramienta legal que tiene que es cambiarse de fondo. Y se ha cambiado masivamente de los fondos más riesgosos, el A y B, al menos riesgoso, el E. Como se sabe, los fondos más riesgosos pueden invertir más en renta variable, fundamentalmente acciones, e instrumentos de alta volatilidad. En teoría, se supone, que se puede ganar mucho más invirtiendo en renta variable, en tanto en renta fija, supuestamente se gana poco pero con mucho más estabilidad. Este fondo generalmente está compuesto por deuda, por bonos de deuda, de empresas y Estados, que te ofrecen después de un tiempo, de devolverte el capital que tú le prestas más un interés fijo.

Como un depósito a plazo

Algo parecido a un depósito a plazo. Igual suben y bajan, pero mucho menos. Eso, porque hay mercados secundarios que pueden haber comprado bonos de renta… Tiene oscilaciones de precio, pero mucho menos que las acciones, que pueden tener subidas y bajadas de precio muy bruscas.

¿Por qué llamaron y siguen llamando a los afiliados a cambiarse al Fondo E?

Nosotros recomendamos a la gente cambiarse al Fondo E porque nos oponemos a que las pensiones estén basadas en la especulación. En otras palabras, invertir en acciones es especular en la bolsa. En la gran crisis financiera del 2008-2009 los chilenos y chilenas perdimos un tercio de todos los fondos que se habían acumulado desde el comienzo de este sistema a principios de los 80. Con el tiempo otra vez ingresó dinero, hubo rentabilidad, las AFP dijeron que los fondos se recuperaron. Pero ojo, el dinero perdido se perdió y, por otro lado, hay un drama para aquellos que se jubilaron después de la pérdida. Esas personas perdieron. Sus pensiones disminuyeron probablemente de golpe en aproximadamente un tercio.

Patricio Guzmán

¿Por qué les preocupa tanto a las AFP que la gente se cambie al Fondo E?

Porque las AFP no fueron creadas para pagar buenas pensiones. Las AFP fueron creadas para transformar el ahorro obligatorio de los trabajadores en dinero para grandes grupos económicos que pueden participar de la bolsa, ya sean nacionales o internacionales. De tal manera, si nosotros les quitamos la posibilidad de invertir en esos grupos económicos, la principal razón de la existencia de la AFP queda en entredicho. Por eso nosotros le estamos diciendo a la gente, en primer lugar, que se cambie al Fondo E. No engañamos a la gente diciéndole que hay un poco más de rentabilidad o que las pensiones van a mejorar. Las pensiones no van a mejorar mientras exista el sistema de AFP. Así de taxativo.

Y también de taxativo es que nosotros los trabajadores estamos financiando a los grandes grupos económicos, desde la banca a Cencosur. ¿Es Así?

Así es. Con una paradoja. Mientras el banco recibe un cuatro o cinco por ciento del dinero, nos lo presta después para comprar viviendas o para préstamos de consumo o tarjetas de crédito con un 20 o hasta un 60 por ciento de interés. Es un negocio redondo. Es nuestro propio dinero que nos lo prestan y nos lo cobran.

Nos estrujan por ambos lados, como consumidores y trabajadores.

Es una nueva manera de quedarse con el resultado del trabajo de la gente. Así de brutal es. Si volvemos a la campaña que han puesto en estos días en marcha, ésta dice que tomaron una muy mala decisión los que se cambiaron al fondo E porque este año ha ganado menos que el fondo A. No dicen que el fondo E ha ganado, menos, pero ha ganado. La cuestión es que hay una parte de la noticia que no la están diciendo: durante junio esto no ha sido así. Junio fue muy mal mes para los fondos de pensiones. Todos lo fondos perdieron, incluyendo el E. Pero el E, que es más conservador, perdió el 0,36 por ciento, en tanto el A perdió 1,41 por ciento. La pregunta es si estamos ante un cambio de tendencia o fue sólo un mes.

La AFP no lo publicita. Tampoco los grandes diarios. Siguen difundiendo la rentabilidad de los últimos seis meses.

{destacado-1} El año pasado las AFP hicieron una campaña brutal por los medios de comunicación diciendo que la gente había perdido hasta un millón de pesos por hacerle caso a Luis Mesina y a la Coordinadora No + AFP. Los datos que tomaron eran datos de 15 días. La verdad es que durante todo el año se dio una situación anómala. El fondo que más ganó fue el E, que por lo menos en teoría financiera no es algo normal. Lo habitual es que los con más riesgo ganen más y cuando pierden pìerdan más. Entonces hay que tener cuidado con tomar datos de periodos que no son muy consistentes.

Lo que hay aquí es una campaña bien financiada por las AFP para tratar de impedir la continuidad de estas fugas al fondo E, que ya es masiva desde el Fondo A al Fondo E. Y también otras fugas: la Coordinadora llamó a abandonar las AFP Cuprum y Provida, y más de 200 mil personas lo han hecho. Esta AFP está tan preocupada que trascendió que están tratando de venderla.

Si comparamos la composición de los fondos de los últimos años con la actual, vemos que ha habido un enorme aumento del E.

De haber sido un fondo marginal ha pasado en los dos últimos años a ser muy importante. Esta es una campaña nuestra, que trascendió mucho con las grandes marchas de un millón de personas. Pero nosotros empezamos antes con esto.

Las AFP también están preocupadas porque los trabajadores jóvenes están en los fondos conservadores. Lo dicen en la reciente campaña.

Eso es muy importante, porque los jóvenes piensan que nunca van a jubilar. Ahora los jóvenes se están preocupando de este tema, pero sobre todo le hacen caso a la Coordinadora del Movimiento No + AFP. Las encuestas dicen que la Coordinadora es una de las instituciones más creíbles del país. Desde luego más que el gobierno, más que los políticos, más que los carabineros hoy en día. Eso, pese al enorme gasto de las AFP para deteriorar la imagen de la Coordinadora, de Luis Mesina como vocero y de las decisiones que aconseja tomar. Este proceso seguirá adelante porque las pensiones no van a mejorar, ni siquiera con este 5 por ciento que aumentó la reforma. Es un aumento significativo. hay que pensar que si imponiamos el diez, ahora será el 15. No es un aumento menor, pero entrampado en este sistema lo único que conseguiremos es que la caída que se esperaba para las pensiones en los próximos años, que sería brutal según la comisión Bravo, será un poco atemperada.

Ese cinco por ciento adicional todavía no se sabe quién lo administrará. Si las AFP en cuentas individuales o por un mecanismo de reparto y para mejorar las pensiones de las mujeres. Pero las últimas declaraciones del ministro de Hacienda se inclina abiertamente por las AFP.

Este ministro de Hacienda es el ministro de las AFP y de la banca. Pero se suponía que él debería estar alineado con la posición del gobierno, que era ligeramente crítica con el sistema. Pero el ministro viaja a Londres y desde allí dice todo lo contrario, que es partidario de las AFP. Y si de él dependiera, les entregaría ese 5 por ciento.

Foto: Daniel Labbé

¿Podemos decir que según los cálculos de la Coordinadora  la reforma, más allá de quien administre el fondo, no incidirá en mejorar las pensiones?

Respecto a las pensiones que hoy día tenemos la incidencia será marginal. Pero ocurrirá también otra cosa. Qué porcentaje representan las pensiones respecto al salario que tú ganabas antes. Eso estaba en 35 por ciento, pero la promesa inicial era de un 75 por ciento. La comisión dijo que había una tendencia a caer, de tal manera que en 20 años más sería del 15 por ciento. Entenderás que si ganabas un millón de pesos y te empiezan a pagar pensiones de 150 pesos es un absoluto desastre. Y si ganabas el salario mínimo literalmente no comes. Qué pasa entonces con el aumento. Probablemente frenará la curva de caída pero no la caída. Estamos hablando de un esfuerzo enorme. Aumentar en un 5 por ciento es incrementar en un 50 por ciento las cotizaciones.

¿Era posible hacer algo mejor?

Con lo mismo que se cotiza, ese aumento, que es el 15 por ciento, el movimiento diseñó una propuesta que permite duplicar y triplicar las pensiones para todo el mundo, incluso para los que no cotizaron nunca en su vida tengan como pensión el salario mínimo. Una propuesta no con un gasto mayor, sino con la misma cotización.

Aún con las reformas, podemos confirmar que el sistema entregará cada vez peores pensiones.

Inicialmente el sistema funcionó bastante bien, con una rentabilidad impresionante. Como el sistema está basado en la inversión bursátil, los grandes ricos de este país durante la dictadura se quedaron con el patrimonio del grueso de las empresas del Estado y a precio vil. De tal manera que las ganancias fueron fabulosas. Una parte de eso, como les gusta decir a los neoliberales,  chorreó hacia los fondos de pensiones. Además en el pasado nos beneficiábamos de que la rentabilidad bursátil era alta. El mundo vivía un ciclo de apogeo de la bolsa. Hubo caídas y varias crisis, pero en general las bolsas se recuperaron bien y rápido. Ese ciclo aparentemente se acabó con la gran crisis del 2008-2009 y hoy estamos en un mundo en el cual se pagan muy bajas tasas de interés y las rentabilidades que uno puede esperar de cualquier negocio son mucho más acotadas. El sistema no va a dar más rentabilidad. En eso están todos los especialistas de acuerdo, salvo los que hacen propaganda.

Malas pensiones pero grandes inversiones…

{destacado-2} Claro. Sería falso decir que el sistema es un fracaso. Para lo que fue realmente diseñado, el sistema es un éxito. Tenemos una enorme tasa de ahorro para inversión en capital en este país. El problema es que eso ha provocado una concentración de la riqueza y del ingreso brutal. Aunque ha generado algún chorreo, y eso no se puede negar, éste es muy menor a lo que pudiera haberse hecho invirtiendo al menos una parte de ello en materias más sociales.  Esta concentración es una losa sobre el desarrollo del país. Puedo crecer mucho envenenando todas las napas subterráneas y condenando a las generaciones que van a venir o puedo crecer produciendo mucha salud y educación. No es lo mismo.

Un país como Chile, con una economía capitalista extrema, con un alto nivel de concentración de la riqueza, tiene una obsesión por el crecimiento económico. ¿Qué tan dramático es cuando el país crece a las tasas actuales?

Para este sistema es dramático. Porque este sistema está basado en la deuda, en el crédito. Una parte importante del dinamismo de la economía chilena tiene que ver con el consumo interno y eso está basado en el endeudamiento masivo de la población. Para que la gente pueda contraer deuda, los que dan la deuda tiene que tener la seguridad que se la van a devolver más los intereses. Y para que eso sea posible, tiene que haber crecimiento. Si no hay crecimiento, esto es como una bicicleta que requiere de una cierta velocidad, de un momentum. Si tú le disminuyes la velocidad, la bicicleta se cae.

Entrevista publicada en la edición nº 214 de El Ciudadano.

No more articles