Tres integrantes de la comunidad mapuche Fvta Xayen de Vaca Muerta, en Neuquén, Argentina, fueron detenidos durante la madrugada de este martes 19, durante un desalojo al puesto de dicha comunidad sobre la Ruta 7 cerca de Añelo. La Confederación Mapuche de la provincia denunció que se trató de plantar pruebas y montar la imagen de un “maputerrorismo” que convalide la represión a las comunidades que cuestionan el uso inconsulto de sus territorios.

Con orden del fiscal Marcelo Silva, 90 policías rodearon el puesto de la Lof Fvta Xayen en el que sólo estaban Diego Rosales, werken (portavoz), y dos menores de edad. A las 10 de la mañana los fiscales José Gerez, Pablo Vignaroli y Maximilano Breide Obeid ya estaban brindando una conferencia de prensa en la que informaron que habían encontrado “armas de guerra y droga” durante el operativo.

Jorge Nawel, coordinador zonal de la Comunidad Mapuche de Neuquén dijo a lavaca: “Es un montaje que han hecho para construir un escenario que justifique una escalada represiva sobre las comunidades, acusándonos de tener armas, drogas, cualquier cosa”. Nawel enlaza lo ocurrido con la intervención del animador Jorge Lanata en un programa televisivo de Mirtha Legrand: “Dijo que la frontera con Chile es un paso clandestino de drogas protegido por mapuches armados. Todas esas mentiras, toda esa ignorancia, facilitan que ahora nos tiren cualquier cosa para crear esa imagen. Si lo instalan como una verdad nos va a costar muy caro tanto en el aspecto político como en el jurídico”.

La comunidad no tiene abogado, por lo que la defensa queda a cargo del Defensor oficial Fernando Diez. Fvta Xayen es una de las comunidades que no ha sido registrada por la provincia: “Es el modo de deslegitimarnos. Como pueblos indígenas tenemos un reconocimiento con rango constitucional pero, al no registrarte, el reconocimiento no existe” explica Nawel.

Otro dato crucial: “El gobernador Omar Gutiérrez había solicitado una tregua para poder otorgar una solución territorial a las comunidades de Vaca Muerta, Pero el Poder Judicial, con supuesta independencia, sale a embarrarnos planteando falsamente la tenencia de armas y de drogas, para meter miedo y escarmentar a las comunidades”.

Los mapuche esperan que el Poder Judicial determine quién es quién: “Los Ferracioli, Paredes y Galván, empresarios que han hecho las denuncias, están entregando tierras a la Shell, la ex empresa del ministro Aranguren, sin que haya consulta previa a la comunidad, sin que haya legalidad alguna. No queremos contacto con empresarios inescrupulosos. Queremos que la Justicia diga la verdad de cada uno. Están entregando y reventando la tierra”.

Para Nawel el hecho de no contar con abogado salvo el Defensor oficial no suma ni resta: “Estamos seguros del derecho que tenemos. Pero acá nadie investiga nada y te mandan desalojar”.

Los fiscales dijeron que habían encontrado “vainas servidas”, cocaína, marihuana, 28 bombas molotov. “Creo que los sorprendimos”, anunció Pablo Vignaroli. Los tres detenidos serán trasladados a Neuquén.

“Tenemos la peor expectativa”, dice Nawel. “Van a querer acusarlos por delitos graves, usan mano dura contra mapuches y contra pobres, mientras la corrupción en torno al tema petrolero permita que sigan la contaminación y el destrozo de los territorios”.

La Confederación Mapuche de Neuquén emitió el siguiente comunicado:

“Hoy a la madrugada la policía realizó un desalojo violento en el Lof Fvta Xayen (Paraje Tratayen) a 80 km de la Ciudad de Neuquén, y en la zona conocida como Vaca Muerta.

Más de 60 policías camionetas y trafics de la UESPO (unidad Especial de la Policia), entraron violentamente destruyendo la tranquera y deteniendo a autoreidades mapuce, el werken Diego Rosales y a dos jovenes kona del Lof.

Pero el aspecto más grave y urgente es que han plantado falsas “pruebas” para ensuciar nuestra justa causa: junto con el operativo ha aparecido armas y drogas que servirán para un montaje repetido: el “maputerrorismo”

Una vez más el gobierno y la Justicia de Neuquén intentan resolver mediante la violencia un conflicto que es netamente político territorial. Nuestras demandas son claras y las venimos sosteniendo hace décadas frente a un gobierno que no quiere cumplir las leyes, solo se preocupa de beneficiar a las multinacionales, y garantizar los negocios de las familias que ocupan el gobierno, tal es el caso de los Ferracioli.

Rechazamos cualquier intento de montaje que quiera plantarnos armas o falsas pruebas para vincular nuestra lucha pacífica con métodos violentos. Esta estrategia la viene ensayando el Gobierno Nacional y provincial, a traves de los medios masivos de comunicación. No caeremos en esa provocación y seguiremos sosteniendo las prácticas que han permitido defender nuestros derechos sin violentar a nadie, solo ejerciendo el derecho.

Hemos soportados desde años pero sobre todo en estos últimos meses la campaña de racismo institucional que busca legitimar la represión que hoy está ocurriendo. Vivimos asediados por la policía y la gendarmería.

En esta Nueva Campaña del Desierto se busca limpiar esta tierra de Mapuce y de todo aquel que valore la vida para garantizar el negocio de las Petroleras, que solo ha generado muerte, contaminación y saqueo.

La solución a este conflicto es dialogando políticamente, y asumiendo que es ilegal la manera en que instalan el extractivismo en nuestros territorios. Es urgente y necesario que los Derechos que se ha logrado con nuestra lucha se convierta en realidad.

¡Marici wew! ¡Diez veces venceremos!”.

 

No more articles