Este miércoles 11 de octubre, el diputado Hugo Gutiérrez (PC) presentó una querella por homicidio calificado y asociación ilícita en contra del llamado “cura Hasbún”, miembros de la Armada e integrantes de Patria y Libertad, quienes articularon el “Plan Cochayuyo”, previo a los hechos del Golpe de Estado de 1973.

La acción fue presentada por el diputado Gutiérrez, junto al abogado Boris Paredes y el hijo del trabajador Raúl Henríquez González, quien fuera asesinado en Concepción por miembros de Patria y Libertad el 18 de marzo de 1973, en el contexto del “Plan Cochayuyo”.

Para los querellantes, la presentación busca hacer justicia con la muerte del obrero, pero igualmente busca terminar con la impunidad de quienes crearon las condiciones para el Golpe de Estado, a través de sabotajes y asesinatos.

Uno de esos casos fue el de Raúl Henríquez González, quien fuera cuidador de la maquinaria ubicada en la ciudad de Concepción, la que buscaba impedir la ampliación ilegal de la cobertura de aquellos canales de televisión que instigaban en contra del gobierno de la Unidad Popular, razón por la que fue brutalmente asesinado por miembros de Patria y Libertad.

“El cura Hasbún promovió el Golpe de Estado durante la Unidad Popular. Instigó a través del canal católico en la región de Concepción, que se cometiera un atentado en contra de la ciudadanía y ese sacerdote goza hasta hoy día de completa impunidad. Los miembros de Patria y Libertad que fueron instrumentalizados por la Armada chilena, para cometer actos de sabotaje y asesinatos, también gozan de inmunidad hasta el día de hoy”, sostuvo Gutiérrez.

Cabe recordar que para 1973, el cura Hasbún era director de la Corporación de Televisión de la Pontificia Universidad Católica, determinado la línea editorial del medio y de sus filiales regionales, marcando una postura promotora de la instigación en contra de Salvador Allende.

En ese sentido, el diputado por la región de Tarapacá agregó que en otras partes del mundo, los actos preparativos de Golpes de Estado son materia de investigación, por lo que corresponde que en Chile igualmente se investiguen a quienes se asociaron para generar las condiciones que llevaron finalmente al Golpe del 11 de septiembre.

“Es un imperativo que se investigue a todos quienes conspiraron para que el genocidio en nuestro país se cometiera. En hechos concretos como el asesinato de Raúl Henríquez González que murió producto de este atentado de Patria y Libertad que fue gestionada con la participación clara y categórica del cura Hasbún”, finalizó Gutiérrez.

Por su parte, el abogado Boris Paredes explicó que dentro de los actos preparativos y conspirativos para el Golpe de Estado, estuvo la famosa operación Cochayuyo, “donde la Armada de Chile que fueron los que idearon en la práctica el Golpe de Estado, cometieron una serie de actos preparativos que a nuestro entender también revisten el carácter de delito de lesa humanidad, entre ellos tortura a integrantes de sus mismas filas, pero que eran leales al Gobierno constitucional”.

Finalmente, Paredes detalló que “el principio de ejecución de los hechos está acá. Desde acá (Valparaíso) se planifica todo, desde acá se orquesta todo y desde acá comienza el Golpe de Estado. Acá comienzan las torturas antes del 11 de septiembre, acá se idean los asesinatos antes del 11 de septiembre y desde acá se empiezan a contratar asesinos como Michael Townley, antes del 11 de septiembre de 1973. Sin estos actos, sin la operación Cochayuyo, no hay Golpe de Estado”, expresó.

No more articles