Tras una serie de airadas protestas del gobierno de Ecuador, el presidente trasandino Mauricio Macri decidió ayer desplazar a Luis Juez de la embajada argentina en Quito.

La cancillería ecuatoriana había pedido oficialmente en dos ocasiones que la Argentina que retire a Juez de ese cargo luego de una serie de declaraciones descalificatorias que había hecho el ex diputado nacional a la prensa argentina.

En una de esas últimas declaraciones, Juez dijo en una entrevista radial que se había cambiado la camisa “para que no digan que este mugriento se ve que agarró hábitos ecuatorianos”.

Tras aquellos dichos, el Gobierno ecuatoriano había rechazado las declaraciones del embajador porque “ofenden la dignidad del pueblo ecuatoriano y contradicen el respeto y la amistad que deben regir las relaciones entre los dos países”.

Luis Juez junto a Mauricio Macri

Juez , además, había sido declarado persona “non grata” por la ciudad ecuatoriana de Otavalo, cuyos habitantes oficializaron un reclamo ante la Cancillería, porque Juez puso a esa comunidad como ejemplo de sus aseveraciones.

Tras la decisión de desplazarlo, y según fuentes del gobierno, la Cancillería le informó a su contraparte ecuatoriana ayer por la tarde que Juez, que desde hace varias semanas está en Córdoba, no volverá a ocupar el cargo de embajador ante el gobierno de Lenin Moreno.

El comunicado oficial argentino:

La Cancillería anticipa que el Embajador Luis Juez finalizará en los próximos días sus funciones en la representación argentina ante la República del Ecuador, a raíz de un ofrecimiento para sumarse a los equipos del Poder Ejecutivo de la Nación.

El Embajador Juez llevó a cabo su gestión con éxito, representando los intereses argentinos para ampliar y profundizar la relación bilateral ante la hermana República del Ecuador desde que asumiera la misión en 2016.

No more articles