El Foro de las Centrales Sindicales, trabajadores e integrantes de los movimientos sociales brasileños se manifestarán este viernes contra las reformas laboral y del sistema de jubilaciones impulsadas por el gobierno de Michel Temer.

La jornada, bajo el eslogan de Día Nacional de Movilización en defensa de los derechos, de la soberanía y la democracia se llevará a cabo en 24 capitales estaduales y en el Distrito Federal.

La movilización se realiza en vísperas de la entrada en vigor el próximo sábado de la llamada ley de flexibilización laboral, sancionada por Temer el 13 de junio último.

Según juristas la nueva ley contiene varias inconstitucionalidades, como el hecho de privilegiar lo negociado (entre trabajadores individuales y patronos) sobre lo legislado, lo cual tiende a deteriorar las condiciones y relaciones de trabajo.

El director técnico del Departamento Intersindical de Estadística y Estudios Socioeconómicos (Dieese), Clemente Ganz Lúcio explica que la ley  modifica más de 100 acápites de la hasta hoy vigente Consolidación de las Leyes del Trabajo (CLT) y que su objetivo es ampliar la protección a las empresas y desproteger al trabajador.

La ley “crea instrumentos para legalizar prácticas que precarizan el trabajo, reducen o impiden la protección sindical y dejan al trabajador expuesto a la coerción de las empresas en la definición de sus derechos”, indicó.

La Central Única de Trabajadores (CUT) y el Instituto Vox Populi, realizaron una encuesta a finales de octubre cuyos resultados revelaron que el 81 por ciento de los brasileños desaprueban la nueva ley laboral, mientras solo un seis por ciento está de acuerdo con los cambios que introduce la misma.

El repudio se incrementa hasta el 89 por ciento en la región Sudeste y decrece hasta el 60 por ciento en el Sur.

No more articles