Las FARC, la ex guerrilla colombiana ahora desmovilizada y devenida movimiento político, consideraron que el proceso de paz acordado hace un año en La Habana está en crisis.

Fue el número dos de la FARC, “Iván Márquez” -en la foto-, quien consideró que la crisis puede ser “pasajera si el presidente de la República, haciendo uso de sus potestades constitucionales, asume exclusivamente las riendas de su conducción”.

El ex jefe guerrillero manifestó en Bogotá que el Congreso “desfiguró” lo pactado en noviembre de 2016 entre las FARC y el Gobierno, y criticó a los parlamentarios por su “poca visión e insensibilidad”.

“El desarrollo normativo del acuerdo paz de La Habana, base de la construcción de nuestro futuro, transfiguró por momentos los edificios del Congreso en un mercado de transacciones de vicios y ambiciones que terminaron desfigurando lo pactado”, dijo el dirigente, que mencionó que la paz definitiva en Colombia abre las puertas a derechos básicos como la “alimentación, agua, vivienda, tierra, salud, educación, trabajo, vías de comunicación, buen transporte público, conectividad, democracia, tolerancia y más democracia”.

Asimismo, lamentó que “este ejercicio sublime de consagrar la paz como derecho superior de los colombianos ocurriera en época electoral (…) Es increíble que la paz haya sido sometida a aprobaciones indebidas de algunos de sus aspectos”.

Por su parte, y en un acto de ascensos en el Ejército, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, encomendó a los nuevos jefes de las Fuerzas Militares y del Ejército defender la paz y combatir a quienes no quisieron acogerse a ella. “Les tocará ahora defender la paz”, dijo Santos, que advirtió que “quienes no quisieron reintegrarse o siguen delinquiendo sabrán de la efectividad de las mejores fuerzas que hemos tenido en la historia”.

Fuente: América XXI

No more articles