Un grupo de vecinos de Palomares presentó un recurso de protección para frenar los rellenos en humedales y la deforestación de bosque nativo y explotación minera del corredor biológico de la Reserva Nonguén, informó este sábado el diario El Sur.

La acción fue interpuesta contra los propietarios de los terrenos colindantes a la Laguna Pineda. El presidente de la Junta de Vecinos de San José de Palomares, Raúl Díaz, dijo al respecto que “hace dos años, unos propietarios de terrenos que se hacen llamar los dueños de la laguna, empezaron a intervenir el entorno y talaron 27 hectáreas de bosque nativo de distintas especies sin permiso”.

El dirigente aseguró que estos vecinos están explotando una mina de cuarzo y una cantera para hacer caminos e instalar senderos “sin autorización de nadie”. “Nosotros queremos que esto sea un santuario de la naturaleza, que las comunidades puedan disfrutar las especies porque hay algunas que son únicas en ese sector”, tales como la Ranita de Darwin, el Cangrejo Tigre, el Pez Carmelita, Pudúes y otras especies, “que llegan hasta la Reserva Nonguén a reproducirse y a alimentarse. La cadena biológica ha sido interrumpida al 100% porque han puesto rocas para que suene el agua y eso impide que las especies marinas puedan trasladarse correctamente”, explicó Díaz.

Desde la Corporación Nacional Forestal (Conaf) dijeron que ya habían recibido una denuncia por corta de bosque nativo en dicho sector, tras lo cual realizaron una fiscalización en el lugar, la última de ellas realizada la semana pasada, en las que, además de constatar corta de bosque nativo y plantación, se detectó una quema de desechos no registrada.

“Se presentó una denuncia ante la Fiscalía Local por quema ilegal y se presentará la denuncia ante el Juzgado de Policía Local por la corta de bosque y plantación, luego de finalizar la elaboración del informe técnico”, informaron en Conaf.

No more articles