Se busca garantizar capacidad del planeta para alimentar a 9.500 millones de personas en 2050

Desarrollo sostenible: ¿En qué consiste la iniciativa 4 por 1000?


13 May 14:05
#Chile, #Medio Ambiente, #Regiones

Esta semana, el Instituto  de Investigaciones Agropecuarias, INIA, anunció su adhesión a la iniciativa  “4 por 1000: Suelos para la seguridad alimentaria y el clima”, promovida por Francia con el fin de conseguir suelos más ricos en carbono a través de practicas agrícolas y forestales adecuadas. Pero, ¿Qué es el 4 por 1000?

El doctor Carlos Ovalle, coordinador nacional del programa de sustentabilidad del INIA, explica que a través de esta iniciativa “se quiere demostrar que la agricultura aporta soluciones para frenar el calentamiento global y contribuir a la seguridad alimentaria, ya que el suelo agrícola y de pastoreo posee un enorme poder como sumidero de carbono, otorgando a los ecosistemas un papel primordial en el diseño de estrategias para mitigar los efectos del cambio climático”

El profesional agrega que “la iniciativa 4 por 1000 busca fomentar acciones concretas en el sector agropecuario y forestal, que resulten beneficiosas tanto para los productores como para los ganaderos, afectados por la degradación y la baja fertilidad del suelo, o sea, es una necesidad que todos los Estados se comprometan a poner en práctica un ordenamiento sostenible del suelo”.

Sin duda, el almacenamiento del carbono en el suelo resulta fundamental para luchar contra el cambio climático y garantizar la alimentación en el mundo mediante una agricultura más sostenible y productiva. De acuerdo a la FAO, un 33% de los suelos agrícolas del planeta son degradados debido a la erosión, al agotamiento de la materia orgánica y de los nutrientes, la acidificación, la contaminación y a otros procesos causados por prácticas poco sostenibles.

El doctor Ovalle agrega al respecto que el “4 por 1000 refuerza nuestro compromiso con el sector agroalimentario y la preservación de los ecosistemas contribuyendo, a partir de sus estudios, a llevar a cabo una transición hacia una agricultura capaz de hacer frente al cambio climático mediante una gestión sostenible del suelo”.

Una de las iniciativas que lleva a cabo en el INIA en el ámbito de la recuperación o la preservación de los suelos es la ejecución del NAMA (Nationally Appropriate Mitigation Actions), cuya estrategia se orienta a mitigar los efectos del cambio climático y mantener la calidad en ámbitos como la aplicación de estrategias afines a la agricultura de conservación, el almacenamiento de carbono -considerado como un punto clave para incrementar la retención de agua en los suelos agrícolas-,  y la valorización de la materia orgánica proveniente del sector agropecuario como fuente de materia orgánica en el suelo, considerándola como fuente fertilizante y bioestimulante.

Esta iniciativa propone aumentar anualmente en un 4 por 1.000 el carbono almacenado en los suelos.  “Así se contribuiría al objetivo a largo plazo de limitar el incremento de la temperatura media mundial a un máximo de 1,5 o 2 ºC y se conseguiría aumentar la fertilidad de los suelos y, en consecuencia, la producción agrícola”, añadió Ovalle, quien además recordó que la capacidad del planeta para alimentar a 9.500 millones de personas en 2050 dependerá en gran parte de las medidas que se tomen para lograr suelos más sanos y, por lo tanto, más fértiles.

Fuente: Prensa Instituto de Investigaciones Agropecuarias
Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.