Esto debes tener en cuenta si quieres beber agua de lluvia

Las lluvias generan una crisis en Santiago, un ejemplo claro de aquello es el corte en el suministro de agua potable, por parte de Aguas Andinas, cuando se alcanza un nivel alto de turbiedad en las aguas del río Maipo.

La interrupción del suministro en episodios lluviosos del último tiempo ha despertado la inquietud ciudadana cada vez que un sistema frontal llega a la Región Metropolitana. Como consecuencia, muchos usuarios que temen quedarse sin agua han consultado a El Ciudadano si es posible beber el agua de lluvia, considerando los altos niveles de contaminación atmosférica registrados en la cuenca año tras año.

Para salir de la duda, El Ciudadano se contactó con Manuel Merino, jefe del Laboratorio de Meteorología Aplicada y Calidad de Aire del Centro Nacional del Medio Ambiente (CENMA), quien entrega sus observaciones a la hora de optar por beber agua de las lluvias.

«Lo que hay en la literatura es que, al inicio de un período de lluvias, parte de los contaminantes pasan a formar parte de las aguas lluvias que llegan a suelo y es lo que se denomina lluvia ácida. Pero eso es en un período breve, dependiendo de la intensidad de la precipitación. Si es intensa, esa lluvia ácida llega en un corto período a la superficie y después cae lluvia con menos contaminantes», señala el meteorólogo.

Y acota: «La lluvia ácida lo que hace es corroer superficies metálicas, también puede impactar a algunos cultivos, que después son ingeridos. Durante los períodos de lluvia, el aire está mucho más limpio que en períodos sin lluvia del invierno».

El Ciudadano
Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.