Imagen vía Televisa News

Por primera vez en la historia moderna, tres huracanes en el Atlántico están alineados de la manera más peligrosa, según Eric Blake, especialista en huracanes del National Hurricane Center de Estados Unidos.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC, por su sigla en inglés) ha emitido avisos sobre el huracán Irma (actualmente ubicado al norte de República Dominicana), el huracán José (700 millas al este de las Antillas Menores) y el huracán Katia.

El Atlántico experimentó tres huracanes simultáneos en 2010, con Igor, Julia y Karl, que se arremolinaban en la cuenca al mismo tiempo. Julia nunca amenazó la tierra, por lo que el NHC no emitió una advertencia para Norteamérica. Pero esta es la primera vez que tres huracanes tienen el potencial de hacer arribo al mismo tiempo, informa Quartz.

La creciente fuerza y ​​el impacto potencial de los huracanes en la cuenca del Atlántico, tiene preocupados a los expertos en meteorología, ya que las temperaturas mundiales continúan alcanzando máximos insólitos. Si bien el calentamiento global no está necesariamente causando la formación de huracanes, es casi seguro que magnifica su intensidad y potencial de destrucción.

El cambio climático está haciendo que los huracanes tengan más poder y se mantengan por más tiempo, y para mantener su fuerza, estos sistemas tormentosos necesitan la energía del aire caliente y húmedo sobre los océanos tropicales. Un huracán comienza como una tormenta tropical cuando convergen vientos provenientes de diferentes direcciones. El aire caliente se eleva alrededor del centro de la tormenta y se enfría, y la humedad se condensa para formar nubes y lluvia. La condensación libera calor latente, que potencia los huracanes. Si la capa de agua caliente no tiene al menos 200 pies de profundidad, una tormenta tropical podría morir antes de ganar fuerza y transformarse en huracán.

El potencial de destrucción también es mayor porque las temperaturas más cálidas significan que el aire puede contener más humedad, por lo que los huracanes producen más lluvia, causando más inundaciones. El aumento del nivel del mar también conduce a oleadas cada vez mayores después de una tormenta.

Es importante señalar que los tres huracanes que ahora se arremolinan en la cuenca atlántica, no significan necesariamente que el cambio climático haya hecho de este año 2017 uno particularmente malo en términos del número total de tormentas. Los científicos advierten que hay una cantidad relativamente baja de datos de huracanes disponibles (sólo un puñado de tormentas ocurren cada año), por lo que es difícil hacer observaciones amplias.

El doctor Gerry Bell, responsable del pronóstico meteorológico de huracanes en el Centro de Predicción Climática de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por su sigla en inglés), dijo al New York Times que esta temporada el calentamiento de las aguas, junto con una relativa falta de cambio repentino del viento, ha creado condiciones óptimas para la formación de huracanes.

Algunos ecologistas piensan que es un “deber moral” hablar sobre el papel que el cambio climático juega en hacer que estos tres huracanes sean tan intensos, publica Quartz. El calentamiento global es una amenaza a largo plazo, sin embargo la investigación ha demostrado que las preocupaciones a corto plazo son las que realmente motivan a los seres humanos, y la comunidad científica siente que es una conversación que debemos tener cuando las tormentas golpean.

Cuanto antes abordemos este problema, más personas verán el calentamiento global como un factor de impacto directo en los desastres naturales. Entonces la conversación irá en dirección a una solución.

El Ciudadano

https://twitter.com/EricBlake12/status/905825921243938817?ref_src=twsrc%5Etfw&ref_url=https%3A%2F%2Fqz.com%2F1072166%2Firma-jose-and-katia-three-hurricanes-in-one-satellite-image%2F

No more articles