El Parque Nacional Rapa Nui es una reserva ecológica y cultural de 6.013 hectáreas, que cubre el 44 por ciento de la isla y que alberga 949 moais y 703 plataformas ceremoniales que también son utilizadas como crematorios y tumbas. Su administración pasará en los próximos días a una comunidad rapa nui, pero en la isla se encendieron las alertas por la figura de “concesión” que se buscaría aplicar por parte del Ejecutivo.

Recientemente, un grupo de líderes pascuenses recurrió a las Naciones Unidas para exigir el traspaso del Parque Nacional Rapa Nui (PNRN), a la comunidad local. Según consigna El Mercurio, la Presidenta Michelle Bachelet anunciará el próximo jueves en la isla la entrega de la totalidad de la gestión del PNRN -desde 1935 parte del sistema nacional de áreas silvestres protegidas-a la comunidad Ma’u Henua, que actualmente administra el parque en régimen compartido con la Conaf.

No obstante, los líderes rechazan que el Gobierno proponga ceder los terrenos en concesión por 50 años, fórmula que aseguran fue revelada en una reunión que sostuvo una comitiva presidencial con la gobernadora Carolina Hotu y la Comisión de Desarrollo de Isla de Pascua (Codeipa).

“Al enterarse la comunidad quedó perpleja y desilusionada con la Presidenta Bachelet. No sé con qué ánimo la vamos a recibir”, afirmó el alcalde Pedro Edmunds, quien advirtió que no participará en un ningún acto oficial de la Mandataria si ésta ratifica “el préstamo por parte del Estado de algo que le pertenece al pueblo rapanui”.

Por ello, agrega el reporte del matutino, mediante una carta enviada el 9 de noviembre pasado a la relatora de la ONU sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, Victoria Tauli-Torpuz, un grupo de 20 jefes de clanes de la organización Honui de la isla expusieron sus reparos a esta situación.

“Ello podría implicar reconocer la propiedad fiscal sobre tierras que son de exclusivo dominio rapanuí, de gran valor cultural y espiritual”, dice la misiva, en la que solicitan a la relatora que facilite una instancia que exija al Estado respetar el derecho “a ejercer la titularidad de los derechos territoriales”.

En ese sentido, un escrito similar fue enviado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, instancia donde ya existe una demanda en la cual se exige reconocer la propiedad colectiva de la isla por parte de la comunidad rapanui.

Desde el gobierno, fue la ministra de Bienes Nacionales, Nivia Palma, quien se refirió al tema, descartando que las gestiones internacionales de la comunidad lleguen a “buen puerto”, pues -recuerda- “es la misma comunidad la que ha trabajado en avanzar para cumplir el sueño histórico de administrar ella el parque”.

Palma añadió que la concesión fue respaldada por la misma Codeipa, donde participa el municipio, información que fue ratificada por la comunidad Ma’u Henua. Allí resaltan que, dentro de la fórmula, se acordó que el contrato respectivo incluya una reserva que indica que el pueblo rapanui no renuncia a la propiedad, y que ello se buscará a futuro “a través de un proyecto de ley”.

No more articles