Oso pardo comiendo bayas. Foto: Thomas D. Mangelsen

Los osos pardos de la isla Kodiak, en Alaska, están cambiando su dieta a una más vegetariana, compuesta de bayas en lugar del salmón, porque las temperaturas están provocando una maduración adelantada de los frutos silvestres.

Normalmente, la dieta de los osos estaría constituida de hasta un 75% del salmón que sube por los ríos para desovar hasta fines de agosto. Pero cuando esta gran fuente de proteínas empezó a escasear, los osos tuvieron que cambiarse a las bayas de saúco, que normalmente empiezan a aparecer a fines de agosto o principios de septiembre, como informa The Independent.

Las temperaturas en Alaska han aumentado, adelantando la temporada de bayas de saúco a mediados de julio, y enfrentados a la elección entre dos dietas, los osos han preferido las bayas al pescado, de acuerdo a un nuevo estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

De acuerdo a los autores, el análisis halló que estas bayas rojas han estado brotando alrededor de 2,5 días más temprano cada década. “En años de primaveras con temperaturas del aire inusualmente altas, el saúco da frutos varias semanas antes, los que maduran en el período en que el salmón está desovando en los afluentes”, escriben.

“Los osos dejaron las corrientes donde desovan los salmones, donde normalmente mataban cerca de un 25 a un 75 por ciento de salmones, para buscar berries en las laderas adyacentes”, agregan los investigadores. “Este cambio de comportamiento atenuó una icónica interacción entre depredador y presa, y probablemente alteró las muchas funciones ecológicas que resultan de la dieta basada en el salmón. Si esta tendencia continúa, en 2070 el inicio promedio de disponibilidad de bayas podría ocurrir durante el apogeo promedio de disponibilidad de salmón”, explican en el artículo.

Sin embargo agregan que los osos pardos costeros podrían continuar dependiendo del salmón para “satisfacer gran parte de sus necesidades energéticas”.

Los investigadores, de la Universidad Estatal de Oregon, de la Universidad de Montana y del Servicio de Pesca y Vida Salvaje de EEUU, dicen que el cambio climático está “alterando los tiempos estacionales de los ciclos de vida en los organismos alrededor del planeta”.

En estudios previos, el foco principal ha estado en especies que están evolucionando hacia una falta de sincronización con estos cambios de ciclos. Por ejemplo, animales migratorios como el caribú pueden llegar a los territorios donde suelen alimentarse, mucho antes de que las plantas han terminado de dar sus hojas, lo que hace que su alimentación resulte mucho menos nutritiva, informa The Independent.

Pero los científicos dicen que la sincronización provocada por el cambio climático también podría crear “nuevas interacciones”. El cambio de los osos a una dieta rica en berries pudo haber tenido efectos ecológicos colaterales.

“El cambio climático está alterando los tiempos estacionales de los eventos biológicos, moviendo efectivamente las fechas de las potenciales interacciones entre las especies”, afirman, y agregan que “los osos se cambiaron del salmón a las bayas de saúco, interrumpiendo un nexo ecológico que normalmente fertiliza los ecosistemas terrestres y genera altas tasas de mortalidad del salmón”.

El Ciudadano

 

No more articles