El polémico proyecto Alto Maipo, cuyo rechazo ha movilizado tanto a las comunidades aledañas como de toda la Región Metropolitana, parece haberse recuperado. Hasta hace una semana mantenía su situación de “default técnico” dada la negativa de la empresa Constructora Nuevo Maipo a continuar las operaciones.

Entre otros factores relevantes para el congelamiento de la iniciativa, se encontraba al retiro de los capitales del grupo Luksic, el que tuvo que asumir pérdidas por casi 380 millones de dólares, cuestión que ahuyentó a la banca. Fue en ese momento en que Strabag entró en escena.

Sin embargo, llegaron a un nuevo acuerdo. El grupo accionista mayoritario, AES Gener, dueña del 93% de las acciones logró que el accionista minoritario, Strabag, asumiera los nuevos costos para reiniciar las construcciones de la hidroeléctrica, que alcanza ya un 59% de construcción.

El acuerdo se materializaría el primer semestre de 2018, de modo que la iniciativa pretende completarse antes de que dicho año finalice.

 

No more articles