El alga proveniente del hemisferio Norte con el nombre científico de Didymosphenia geminata o “moco de roca”, podría causar estragos en los ecosistemas del sur del Chile y la Patagonia.

El alga viajaría en las botas de los pescadores y hasta en sus embarcaciones, puede vivir hasta 40 días fuera del agua y es tema de preocupación en el Senado chileno donde  la Sala aprobó una iniciativa que obliga a adoptar medidas de bioseguridad para proteger y evitar la contaminación por algas en las cuencas hidrográficas.

Desde este año algunos ríos del sur de Chile se han visto contaminados por un alga conocida popularmente como “Didymo”, que en países como Nueva Zelandia generó daños al ecosistema y al turismo en un plazo no menor a los cinco años. Por ello, los senadores Antonio Horvath, Carlos Bianchi, Carlos Kuschel y Hosaín Sabag presentaron un proyecto destinado a evitar la contaminación por algas en las cuencas hidrográficas.

La iniciativa –a la que también adhirió el senador Jaime Orpis– dio su primer paso en el Senado al ser aprobada en general por la unanimidad de la Sala. Ahora corresponde que sea analizada en particular por la Comisión de Pesca, para lo cual se fijo el lunes 13 de diciembre como plazo para presentar indicaciones.

En lo fundamental, el proyecto establece tanto para el sector público y privado, la obligación de adoptar medidas y procedimientos de bioseguridad para proteger las cuencas y los cursos de aguas afectados o en riesgo de introducción del alga Didymo y otras similares.

Durante la votación de la iniciativa, intervinieron los senadores Antonio Horvath, Hosaín Sabag, Jaime Orpis, Baldo Prokurica, Alejandro Navarro, Patricio Walker y Carlos Kuschel.

El senador Horvath explicó que a partir de este año en el río Futaleufú y en el río Aysén se ha recibido una clara contaminación por alga Didymo, y que de no tomarse las medidas necesarias ésta se podría extender a otras cuencas hidrográficas del país, tal como sucedió en Nueva Zelandia.

Agregó que la institucionalidad vigente es suficiente para actuar, pero no lo ha hecho con prontitud, razón por la cual presentó la iniciativa, al mismo tiempo que planteó la necesidad de contar con una Agencia de Bioseguridad.

El senador Sabag manifestó que es altamente conveniente tener una legislación sobre esta materia, pues todavía estamos a tiempo de evitar que entre el Didymo a nuestras aguas y cause tan graves daños como lo hizo en Nueva Zelandia. Agregó que si tenemos esta legislación va a ser muy conveniente para la conservación de las especies y para el turismo.

En tano, el senador Orpis manifestó que Chile tiene un gran potencial turístico y esta materia tiene que tomarse en serio, porque el alga Didymo no tiene forma de erradicarse y en un proceso muy rápido, como ocurrió en Nueva Zelandia prácticamente en 5 años inutilizó el potencial de pesca deportiva. Agregó que no solo deberíamos reaccionar en términos legislativos sino que el Ejecutivo tiene que actuar con mucha más proactividad.

El senador Prokurica felicitó a los autores de esta iniciativa, pues pretende frenar la contaminación que está ocurriendo con esta alga y evitar que esto se siga expandiendo al resto del país. No obstante, dijo que existe la paradoja de que en Chile tenemos muchos parques nacionales y santuarios de la naturaleza, pero muy poca gente que los cuida.

En tanto, el senador Navarro manifestó que esta propuesta revela carencias profundas respecto de nuestro sistema de control antiplagas, argumentando que en el caso del virus ISA tuvimos una situación grave y no tuvimos la capacidad suficiente de investigación para prevenir y detener esto.

El senador Walker felicitó al senador Horvath y su aporte por mantener a los ríos y lagos de la zona libres de contaminación. Asimismo, hizo un llamado al Gobierno para que pueda apoyar con medidas de prevención y campañas para la gente que llega a las zonas turísticas a hacer pesca deportiva y recreativa.

Finalmente el senador Kuschel manifestó la conveniencia de reiterar los oficios que hace tiempo envió el senador Horvath a los distintos ministerios para tomar las precauciones necesarias.

Por su parte el diputado Vallespin expresó  frente a la problemática “Estamos ante una situación extremadamente grave y nadie ha recabado en aquello y puede tener efectos negativos en la pesca deportiva recreativa, en el turismo y en el ecosistema”, puntualizó Vallespín.

Por Paola Riquelme

El Ciudadano

No more articles