Como un “impensado y alentador triunfo de un pueblo originario frente a la segunda actividad productiva del país” calificó Greenpeace el anuncio hecho por la ministra de Bienes Nacionales, Nivia Palma, de impulsar la creación del Parque Nacional Kawésqar en la Región de Magallanes.

Gobierno confirma creación de Parque Nacional Kawesqar coadministrado por comunidades y con área marina protegida

De acuerdo con el anuncio hecho por la secretaria de Estado, la presidenta Michelle Bachelet tomó la decisión, la cual considera algunas demandas claves, como que el parque lleve el nombre Kawésqar y no Alacalufes, que exista una coadministración del lugar y que se cree un área marina protegida para múltiples usos.

Este último punto es uno de los más relevantes y complejos, puesto que implica definiciones claras respecto de qué es lo que se permitirá y no permitirá en el espacio de mar adyacente al parque y donde el pueblo kawésqar ha forjado su cultura nómade y pescadora durante 6.000 años.

“Resulta alentador el anuncio hecho por el gobierno. De concretarse, sin duda se convertirá en el caso emblemático de un pueblo y cultura de 6.000 años que ha sido capaz de doblegar a la poderosa industria del salmón en su intento por expandirse ahora en las aguas de Magallanes. David también puede derrotar a Goliat, aunque es claro que la salmonicultura no se rendirá tan fácil y volverá a la carga”, dijo Estefanía González, coordinadora de Océanos de Greenpeace.

En tanto, Leticia Caro, vocera de la comunidad kawésqar Nómades del Mar, señaló que “ahora debemos poner atención a la manera en que se implementará el parque. Sabemos que hay salmoneras a las que no vamos a poder erradicar, pero lo importante es que no se sigan entregando más concesiones en nuestro territorio. Ya es suficiente con lo que existe. La salmonicultura debe emigrar de nuestros canales”.

Para la ONG ambientalista es necesario seguir con atención la implementación de este anuncio gubernamental. “Siempre ha sido un sinsentido que se cree un parque donde se proteja su parte terrestre, pero su mar adyacente puede quedar salpicado de centros salmoneros con todos los graves efectos contaminantes asociados a esta actividad. Es claro que ahora se hacen inviables las 344 solicitudes salmoneras que existen en Magallanes. Aplaudimos la medida del Gobierno, pero lo llamamos a que lo formalice y haga oficial antes de la segunda vuelta presidencial”, sentenció Estefanía González.

No more articles