Un reportaje del diario la Tercera indica que las empresas Colbún y Enel se encuentran “ad portas de liquidar Hidroaysén”, para lo cual, señala la nota, deben concretar una decisión unánime de las compañías: devolver los derechos de agua al Estado.

“Los derechos de agua son nuestros, son de lo que era antes Endesa, porque así se constituyó HidroAysén, con un contrato de usufructo sobre esos derechos, y la idea nuestra es devolverlos al Estado”, dijo Herman Chadwick, presidente de Enel Chile, citado por el matutino, que informa que para fines de este mes está programada la reunión para dar a conocer “el fin de la alianza”.

“Nosotros estamos trabajando con Colbún hace varios meses y hemos acordado poner término al proyecto HidroAysén (…)”, añadió Chadwick al matutino, confirmando el fin de la sociedad creada hace más de una década, llamada Centrales Hidroeléctricas de Aysén S.A, responsable de uno de los proyectos más polémicos y repudiados por la ciudadanía en la última década.

Hay que recordar que en 2015, la entonces Endesa decidió detener varias iniciativas hidroeléctricas, entre ellas HidroAysén, y anunció una provisión por el deterioro de su participación en la sociedad por un monto de $ 69.066 millones (unos US$ 121 millones), mientras que Colbún decidió contabilizar US$ 102 millones por deterioro.

HidroAysén tiene derechos por 650 mil litros por segundo en el río Pascua y más de un millón de litros en el río Baker. Según el reporte, en 2016 se pagó sobre los US$ 4,8 millones, principalmente por no uso, además de patentes y tributos.

No more articles