Identidad Territorial Lafkenche rebate cuestionamientos a Ley que crea el Espacio Costero Marino de los Pueblos Originarios

Entidades como la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) y Salmón Chile han señalado que la ley “frena el desarrollo y la inversión”. Mientras, desde las comunidades se preguntan: ¿qué tipo de desarrollo están propiciando?

A través de diversos medios de comunicación empresarios del sector salmonero, eléctrico y sanitario han cuestionado la Ley N° 20.249 que crea el Espacio Costero Marino de los Pueblos Originarios. Ante eso, la organización Identidad Territorial Lafkenche, que agrupa a comunidades mapuche-lafkenche desde Arauco a Palena, plantea su rotundo rechazo a lo señalado por representantes de los gremios que manifiestan que la normativa “solo ha servido para frenar proyectos”.

Entidades como la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) y Salmón Chile han expresado que esta ley “frena el desarrollo y la inversión”, pero bien vale preguntarse ¿qué tipo de desarrollo están propiciando? Si es el que tiene como consecuencia contaminación y precarias condiciones laborales, no es el modelo que defendemos los pueblos originarios.

Sobre la Ley 20.249, cabe aclarar que la extensión de las solicitudes se debe a la costumbre ancestral de usar colectivamente el mar y con la superficie necesaria para ejercer el uso consuetudinario. Dichos usos o prácticas culturales han sido regulados a través de los tiempos por nuestro az ngenewün (ordenamiento propio) y se manifiesta en los ámbitos religioso, político, medicinal, alimenticio, histórico y económico de las comunidades. Es de vital importancia para la pervivencia de nuestras familias mapuche resguardar estas costumbres a través de la obtención de derechos colectivos, que si bien están vigentes en la cultura de los pueblos originarios, el Estado no ha reconocido.

Como se ha comprobado en terreno, muchas solicitudes de concesión marítima ya estaban retrasadas al entrar en vigencia la denominada Ley Lafkenche, por lo tanto, no es responsabilidad de ésta ni de las comunidades que los tiempos que se toman los servicios para responder a las solicitudes sean demasiado extensos. La falta de consulta a nuestro pueblo, las definiciones y la inacción política por parte de los Gobiernos Regionales en lo que respecta a los propios procesos de gestión de uso del borde costero es lo que ha complejizado el desarrollo de este espacio.

Respecto a la industria salmonera y el proceso de relocalización, lo que se está haciendo es regularizar los lugares que les corresponde por coordenadas geográficas, es decir, se les está pidiendo que se ubiquen donde siempre debieron haberse ubicado. Las empresas salmoneras están en conocimiento y han sido parte de los constantes esfuerzos de las comunidades del sur para generar acuerdos que permitan mantener la convivencia, aún consientes y testigos de que como industria han carecido de prolijidad en sus procesos productivos, pues la Ley Lafkenche considera a los diversos usuarios que ya tienen derechos otorgados.

Esta discriminación no es algo nuevo. Las comunidades lafkenche hemos luchado históricamente por el reconocimiento de nuestros  derechos territoriales y a diferencia de otras leyes, esta ley, fue producto del consenso de todos los sectores políticos participantes y, en el ejercicio de la discusión normativa, todos quienes incidieron reconocieron que la promulgación de la Ley 20.249 parte del reconocimiento histórico que el Estado le debe a los Pueblos Originarios. Primero fue la tierra, hoy es el mar. Seguiremos en esta lucha que cuenta con el apoyo de organizaciones de pescadores artesanales, pues el lafken es fuente de sustento que nos une. Marichiwew

IDENTIDAD TERRITORIAL LAFKENCHE

Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.