Raúl Sohr y derrota de ultraderecha en Holanda: “Victoria abría panorama de confrontación en un país de 17 millones”

"Holanda es la séptima economía de Europa y una pieza clave para su comercio. Su salida de la Unión Europea habría asestado un golpe al sueño de una Europa unificada", sostiene el analista internacional.

17 March, 2017 20:03
#Mundo, #Política, #Portada

holanda

Con los resultados definitivos de las elecciones en Holanda -donde el primer ministro Mark Rutte, líder del partido de derecha liberal VVD, se impuso al ultraderechista Geert Wilders, del partido PVV- se disiparon los temores de Europa de repetir los escenarios que se dieron el año pasado con el triunfo del Brexit y la elección de Donald Trump en Estados Unidos.

Si bien la victoria no fue contundente, ya que Rutter sólo logró 33 de los 76 escaños parlamentarios requeridos para conformar gobierno, por lo que tendrá que negociar con las diferentes colectividades para poder instalarse en el Ejecutivo, fue suficiente para dejar tranquilo al resto de Europa.

“Hemos parado al populismo equivocado”, expresó el ganador Mark Rutte, mientras que el Wilders aceptó su derrota señalando que “esto es una primavera patriótica. Yo soy un luchador y no un populista. Nuestra influencia es grande”.

Consultado por El Ciudadano, el periodista y analista internacional Raúl Sohr expresó que los resultados de Holanda tienen especial significado pues “el temor a una victoria de Geert Wilders, que prometía prohibir el Corán y cerrar mezquitas, abría un panorama de confrontación en un país de 17 millones, en el cual vive un millón de musulmanes. Además, su partido prometía llamar a un referéndum para seguir el camino de los británicos y abandonar la Unión Europea (UE)”.

El periodista agrega, sobre la importancia de Holanda para la zona Euro, que esta nación “es la séptima economía de Europa y una pieza clave para su comercio. Su salida de la Unión Europea habría asestado un golpe al sueño de una Europa unificada”.

Al mismo tiempo, Sohr explica que “en Holanda el resultado de las urnas fue claro y Mark Rutte, el actual Primer Ministro de centro derecha, formará una coalición con otros partidos pero excluirá al Partido para la Libertad de Wilders. Pero los nervios de la comunidad internacional están tensos. Nadie creyó que el Brexit tendría lugar ni tampoco consideró seriamente la victoria de Donald Trump”.

Junto con eso, el analista contextualiza el cuadro político que se desarrolla en la tierra de los tulipanes y que se caracteriza porque “participaron 28 partidos. La primera mayoría la obtuvo Rutte con 21,4 por ciento. Le siguió Wilders con 13,1 por ciento. El gran derrotado de los comicios es la social democracia representada por los laboristas que cayeron de 38 diputados a nueve, perdiendo su condición de segundo partido del país. La revelación fueron los verdes-izquierda que pasaron de cuatro diputados a 16”.

Respecto de cómo se pueden proyectar estos resultados para los futuros procesos electorales en Europa, Sohr sostiene que “muchos vieron en estos comicios un adelanto de lo que puede pasar en Francia en la elección presidencial que tendrá lugar el mes entrante. En el caso francés la probabilidad de que el fascistoide Frente Nacional de Marine Le Pen logre la presidencia es muy remota. Es posible que logre vencer en la primera vuelta pero en la segunda se unirá el conjunto del espectro político en su contra”.

@joserobredo

José Robredo
Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.