La importancia de un buen cunnilingus y cómo hacerlo muy bien

El cunnilingus es una práctica sexual que consiste en estimular el clítoris, la vulva y la entrada de la vagina de la mujer con la lengua y la boca. La excitación que se obtiene puede desembocar en el orgasmo. Aquí unos consejos para hacer uno espectacular.

1 September, 2014 15:09
#Mundo, #Salud

orgasmo femenino

Al igual que sucede con la felación, hay personas que sienten desagrado por el cunnilingus; no obstante, a través de las experiencias sexuales la repulsión puede desaparecer o confirmarse. La sexualidad es ante todo un juego de placer compartido y no puedo vivirse como una obligación o con disgusto. Por eso, cada uno debe establecer sus necesidades y sus límites.

El hecho de que la vagina sea también el órgano de excreción de la orina a veces genera repulsión. Higienizarse cotidianamente la zona íntima es fundamental y suficiente para permitir expresar las emociones sin provocar aversión en la pareja. El sexo oral suele practicarse como juego preliminar. Las dos personas se estimulan la una a la otra, por turnos o bien simultáneamente; en este último caso se puede recurrir a la posición del 69, llamada así por quedar la cabeza a la altura de los pies de la pareja.

Nada mejor, con este frío invernal, doy fe de la temperatura, que empezar el día escribiendo un tema sobre cómo hacer un buen cunnilingus. Y nada mejor, imagino, que comenzar la semana leyendo sobre esta temática. ¿Cómo usar vuestra lengua para que vuestra chica disfrute plenamente del sexo oral? Ahí van unos consejos bien útiles:

Lo primero, y volvemos a incidir en ello: la limpieza, algo fundamental en el sexo, y más en el sexo oral. No se trata de que te dejes en tus partes nobles la pastilla de jabón, pero unos mínimos, ¿vale? Tu pareja te lo agradecerá.

Lo segundo y no menos importante: las chicas suelen necesitar de más tiempo en comparación con ellos para alcanzar el orgasmo. Y esto no es una carrera así que tómate tu tiempo y disfrútalo.

Lo tercero: más paciencia. En estos tiempos líquidos, que diría Zygmunt Bauman, lo queremos todo y que sea rápido. Pues no: como te hemos dicho en el punto anterior, las chicas requieren de más tiempo para el orgasmo. Y además, algunas (sabemos que hay distintos tipos de orgasmos), lo tienen vía el codiciado Punto G, que te llevará más tiempo estimular con la boca. Así que tranquilidad.

La posición: la que a ambos os resulte más cómoda. [email protected] y ella con las piernas abiertas. [email protected] acostado y tú sentada en su cara, a experimentar.

¿Buscar el clítoris inmediatamente? Error. Si la chica no está excitada, el clítoris o estará muy sensible o insensible a cualquier forma de estimulación. Cuando notes que la vagina empieza a lubricar, es momento de recorrer la vulva. “Acaricia, besa y lame la parte interna de los muslos, lame el área donde se unen la vulva y los muslos, el monte púbico, los labios mayores. Desliza la lengua a lo largo del surco formado por los labios mayores, después, entre sus labios mayores y menores. Introdúcelos en tu boca, chúpalos…”, son algunos de los consejos que aporta Raquel Traba, en su libro Los Placeres de Lola.

Lo volvemos a repetir: el clítoris es muy muy sensible, a algunas les gustará la estimulación directa y a otras no. Cuando esté excitada, es cuestión de ir probando: una estimulación más fuerte o más lenta. La chica te lo hará saber.

Recuerda que también tienes una nariz que puedes utilizar para ejercer presión, en el caso de que la lengua se vaya cansando, que pasa.

Sí, los preservativos femeninos existen. Y podrás pensar que son un rollo, pero de momento te evitarán contagiarte de cualquiera de las enfermedades que se transmiten vía sexo oral.

Fuentes: El Universal y Zoomnews

Lea además: Lo que no sabía de la lluvia dorada

Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.