El mundo de la música se tiño de luto cuando se supo la muerte del vocalista de Linkin Park, Chester Bennington, quien se quitó la vida a los 41 años.

Fuentes policiales comunicaron que el cantante se ahorcó en su residencia privada ubicada en Palos Verdes, Los Ángeles, antes de las 9 de la mañana de este jueves 20 de julio.

Bennington tenía seis hijos con dos esposas distintas. El músico que se encontraba en una lucha contra las drogas y el alcohol, y ya había dicho que consideró el suicidio por haber sido abusado por un hombre mayor cuando era un niño.

Luego de meses de investigación se han ido conociendo más detalles sobre las circunstancias que rodearon su muerte y que reflejan su profundo malestar emocional.

A cuatro meses de eso, este martes se reveló el contenido de la autopsia del músico. Según el portal TMZ, el informe asegura que había pequeños rastros de alcohol en el sistema de Bennington.

Asimismo, un primer informe toxicológico dio “presuntamente positivo” para éxtasis, aunque en los análisis posteriores no se encontró registro de drogas, por lo cual se llegó a la conclusión que la hora de su muerte no estaba bajo la influencia de aquella droga.

La esposa del musico, Talinda Ann Bentley, aseguró que Bennignton tenía antecedentes de depresión y previos intentos de suicidios. Durante sus últimos meses de vida, estaba asistiendo a un tratamiento ambulatorio para tratar sus problemas de adicciones y llevaba seis meses sobrio.

El vocalista de la conocida banda de rock murió el día del cumpleaños de su fallecido amigo Chris Cornell, líder de Soundgarden, quien se había quitado la vida pocos meses antes.

No more articles