En los tiempos del mundo antiguo el desarrollo de la metalurgia fue fundamental para el desarrollo técnico, artístico y militar de las civilizaciones y culturas que habitaron el orbe por aquellos lejanos días.

Del fino y elaborado trabajo en piedra que se realizó durante el neolítico se pasó a la Era de Bronce. Un período sin un fecha fija pero que se destaca por el explosivo trabajo de este blando metal que significó un avance gigantesco en el desarrollo de las sociedades de esa época. Pese a todo se puede decir que este florecimiento del broce se puede datar aproximadamente en el 3.000 a.c.

La era de bronce es también conocida por dar nacimiento a muchas leyendas y mitos de la era heroica de las civilizaciones que con metal en mano se dispusieron a conquistar y a avasallar nuevo territorios. Es por ello que las armas míticas cobraron una importancia tremenda.

Investigadores y científicos han elaborado la conclusión de que estas poderosas armas que se destacaban por sobre las demás y que ayudaron a formar el corpus de muchos mitos de héroes podrían venir del mismísimo cielo.

Sí, y es que la caída de meteoritos, según estiman los científicos, llevó a muchas culturas de la época a trabajar la metalurgia con estas piedras consideradas de origen divino debido a su carácter uranio.

Y es que al venir desde el espacio o el cielo, estas piedras que fueron utilizadas para hacer armas contenían metales más duros como el hierro y, lógicamente, todas las producciones realizadas con ellas tendrían un nivel de dureza mayor que la conocida en el era del bronce, razón por la cual estas armas se destacaban por sobre el resto haciéndole creer al vulgo de la época que eran armas divinas.

Un ejemplo de lo dicho anteriormente son estas armas, joyas y artefactos que ya han sido analizados y los científicos han dicho que tendrían un origen extraterrestre, debido, obviamente, a su origen meteórico: los abalorios de Gerzeh (Egipto, -3200 a.C.), una daga de Alaca Höyük (Turquía, -2500 a.C.), un colgante de Umm el-Marra (Siria, -2300 a.C.), varias piezas de la dinastía Shang (China, -1400 a.C.) o un hacha de Ugarit ( Siria, -1400 a.C.). Destacan entre ellos la daga, el brazalete y el reposacabezas de Tutankamón (Egipto, -1350 a.C.).

No more articles