sex-in-car

Conocido es que Amsterdam es la ciudad de la bicicleta, ya que en Holanda ha sido reconocida mundialmente como una nación que con distintos incentivos ha promovido el uso de la bicicleta con el fin de descontaminar las ciudades a la vez que promover la vida sana. Sin embargo para aquellos que aún se trasladan en automóvil hay ciertas “licencias” que pueden parecer excesivas o muy convenientes según por el lado que se le mire. Tal como señalan en algunos medios europeos para los miembros del Ministerio de Justicia holandés el cambiar sexo por clases de manejo no es un delito porque no se considera prostitución. A lo sumo lo ven como un trueque.

…dar clases de conducir a cambio de sexo no se puede considerar prostitución“, dijo el ministro de Seguridad y Justicia de los Países Bajos, Ard van der Steur (del partido demócrata-liberal VVD). “Al fin de cuentas los actos sexuales no se estarían pagando con dinero, sino con clases de manejo”, señaló.

Y no faltaba más!

Ni tontos ni perezosos algunos hábiles conductores ya ofrecen sus servicios de instrucción de manejo en las redes sociales a cambio de una sesión de buen sexo. Y no se crean que solo los hombres han salido a ofrecer sus dotes de pilotos de fórmula uno, sino también algunas féminas que provistas de un buen currículum pasando cambios y esquivando curvas también ponen a disposición sus clases para los interesados.

Como podrán ver en las imágenes ya son varios los profesores que están disponibles, con seductores anuncios.

“¡Hola, bonitas mujeres (sin carné de conducir)! Soy un hombre soltero y tengo mi propia autoescuela. A ella pueden acudir mujeres bonitas para sacarse el carné. El pack que ofrezco es completo: incluye todas las clases y los exámenes. La candidata elegida puede venir a las clases hasta que obtenga la licencia. Gestionaremos todo de manera discreta y segura. La mujer que quiera asistir a mis clases deberá vestir ropa caliente (sexy), como medias con ligas. Puede responder a este anuncio si es de Vlaardingen, Schiedam, Delft, Rotterdam, Ridderkerk o Dordrecht; también si viene de más lejos, pero en ese caso tiene que venir sola desde la estación, aunque después de cada lección yo le puedo acercar a su casa. Puede contactar conmigo por e-mail; respondo el mismo día”.

“Busco un profesor de conducir en la zona de Nijmegen. Tengo 19 años, soy blanca y rubia, delgada con curvas, copa B de sujetador, cintura fina… Muy sexy. Muy buena en sexo oral y amante de los hombres salvajes. Debido a los altos precios, no tengo forma de pagar por clases de conducir. ¿Qué profesor de autoescuela puede ayudarme? Ofrezco mi cuerpo y mis habilidades a cambio. Si siempre has soñado con una chica rubia y caliente como las de las revistas porno y puedes impartir clases de conducir, contacta conmigo”.

Pero ojo con los niños!

El problema es que en Holanda se puede acceder a las escuelas de manejo a partir de los 16 años y entonces el lío es que ahí se pone fea la cosa porque nunca falta el Karadima que toma el auto y sale a dar clases afuera de un colegio. Por esta razón se ha pedido a los profesores de las escuelas de manejo que cumplan con ciertas normativas ya que el código penal holandés dice bien claro en su artículo 248 que “cuando los profesores de autoescuela ofrecen clases a menores de edad entonces está prohibido hacerlo a cambio de sexo”.

Sabemos que Los países bajos están a años luz de nuestras políticas y tienen un criterio formado para ciertas situaciones como esta que, siendo honestos, a nosotros nos resultan o graciosas o perversas. Porque claro, uno se imagina cómo sería la joda en Chile si uno pudiera cambiar unas buenas clases de automovilismo por un buen polvo. Por el momento les digo a los conductores y a los alumnos espontáneos de pilotaje de auto que, o se van a Holanda o se pagan el curso, pero sexo como moneda de cambio no tenemos ni tendremos quizá nunca. No tenemos Asamblea Constituyente o Educación Gratuita y vamos a tener clases de manejo por sexo! Ni en sueños. Mejor viajar a Holanda.

x @arturoledezma

No more articles